El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 62 > Tema “Objeciones más frecuentes”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Con el progreso de la ciencia, las cuestiones religiosas quedarían atrás?


PREGUNTA

¿Por qué las religiones aún importan? Muchos decían que, con el progreso de la ciencia, las cuestiones religiosas quedarían atrás.


RESPUESTA

La verdadera Religión sirve para ligar —del latín religare— el hombre a Dios. La creencia de que el progreso de la ciencia dejaría la Religión “atrás” es consecuencia de una ignorancia crasa, cuando no de mala fe. En primer lugar, había la persuasión —hoy prácticamente abandonada— de que los descubrimientos de la ciencia serían suficientes para explicar todos los fenómenos del universo. No habría, por lo tanto, la necesidad de Dios para justificar la existencia del mundo. En segundo lugar, había la esperanza de que el progreso tecnológico acarreado por los avances de la ciencia sería capaz de satisfacer todas las necesidades del hombre, no sólo dilatando la vida humana sino hasta venciendo la propia muerte.

En verdad, esta persuasión es totalmente falsa: ya sea en el campo teórico —pues el alcance de la ciencia, por más fabulosos que hayan sido sus progresos, es claramente limitado—, como en el campo práctico, dado que por más que la vida humana sea prolongada, habrá un momento en que el hombre fatalmente se deparará con la muerte.

Analicemos estas afirmaciones que acabamos de hacer.

Algunos científicos presumen que los progresos de la ciencia han hecho retroceder el momento en que los creyentes en la existencia de Dios colocan el instante del acto de la creación. Este retroceso en la edad del universo de hecho corresponde a la realidad y, si fuera auténtico, podría representar un avance de la ciencia. No obstante, un espíritu sensato percibirá que no es posible proceder de este modo ad infinitum, porque siempre será necesario explicar cómo surgió el núcleo inicial de ese universo que allí está. A menos que se admita, como los gnósticos, que el universo sea inmanente, esto es, que él se dio origen a sí mismo, lo cual es un absurdo total.

Por eso, no todos los científicos se cierran a la existencia de Dios, habiendo un numeroso contingente de ellos, de gran renombre, que colocan a Dios al inicio de todas las cosas, según el relato bíblico inspirado por el Espíritu Santo: “En el principio, creó Dios el cielo y la tierra” (Gen. 1, 1).

Analizada así la cuestión del punto de vista teórico, más fácil aún es reconocer las limitaciones de la ciencia en atender en la práctica las necesidades vitales del hombre.

Los más optimistas hablan en dilatar el límite normal de la vida humana a los 120 años. ¿Y después?

Después... ¡es necesario explicar lo que viene después!

Ése es el papel de la Religión: indicar el sentido de la vida presente; que la separación entre el alma y el cuerpo, por la muerte, es provisoria; y que el hombre se recompondrá (resucitará) en vista de una vida futura de bienaventuranza eterna, para los buenos, y de castigo eterno, para los malos. Buenos y malos que serán tales, no conforme nuestros juicios humanos, sino según el Juicio de Dios.

El hecho es que se asiste hoy por todo el mundo a un revivir de un saludable sentimiento religioso, que muestra la inanidad de aquella creencia ciega en el progreso de la ciencia y de la tecnología. Y de allí el volverse a la Religión.

En este punto no podemos dejar de hacer notar que la pregunta pone en foco a “las religiones”, en plural, y que la presente respuesta recalca con insistencia “la Religión”, en singular, o sea, la Religión verdadera, Católica, Apostólica y Romana, por ser la única instituida directamente por Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios.     





  




Artículos relacionados

La audacia de San Luis Grignion de Montfort
¿Por qué hay santos, si sólo Dios es santo?
¿Los santos en el cielo son omniscientes, omnipresentes y omnipotentes?
Jesucristo, al tratar de “mujer” a su Madre, ¿la estaba humillando?
Tatuajes, graffiti y adornos femeninos
¿Por qué en la época de Jesús había tantos endemoniados?
Más sobre el matrimonio (I)
La devoción a la Santísima Virgen
¿Cuál es la relación entre fe y razón?
Sobre los castigos de Dios y la pena del infierno







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El galeón sumergido: símbolo de la esperanza
Loreto, la nueva Nazaret
El Milagro del Sol
San Nuno de Santa María
En la lucha contra el jefe del orgullo sigamos al Príncipe San Miguel
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 253 / Enero de 2023

El galeón sumergido
Símbolo de la esperanza

El naufragio del galeón Nuestra Señora de Atocha frente a las costas de Florida, en 1622 (Yeorgos Lampathakis, National Geographic Society)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

4 de febrero

San José de Leonisa, Confesor

+1612 + Nápoles - Italia. Recibió en el bautismo el nombre de Eufrasio. Antes de los 17 años tomó el hábito de capuchino, cambiando su nombre por el de José. En 1687 fue nombrado, a su pedido, misionero en Constantinopla, a fin de conceder alivio e instrucción a los cristianos que se encontraban esclavizados por los mahometanos. Habiendo sido acusado de asesinato, fue torturado y milagrosamente salvado por un ángel, que le ordenó volver a Italia.



P. Fr. Bartolomé de Vadillo OSA

+(1590-1659) Perú. Religioso agustino, natural de Salta. Su mayor gloria es la de haber fundado el Hospital de San Bartolomé (Lima, 1651), que atendía exclusivamente a “negros abandonados y pobres”, sean estos esclavos o libres. “Su retrato se conservó muchos años en dicho hospital, con este cuarteto escrito por un negro agradecido: «Feliz Vadillo que franco / supo con forma especial, / darle al negro aquí hospital / siendo de piedad él blanco»”.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....