El Perú necesita de Fátima Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra, que soy la Señora del Rosario, que continuéis siempre rezando el rosario todos los días.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 13

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Debes buscar a Dios...


Permanece inexplicablemente desconocido entre nosotros el gran apóstol del Paraguay, P. Antonio Ruiz de Montoya  S.J. (1585-1652). Este insigne jesuita limeño, muerto en olor de santidad, participó en la gigantesca obra de las Reducciones, que abarcaron al Paraguay y vastas regiones de Brasil, Bolivia y Argentina.



"Se jugó la vida mil veces —comenta el Padre Rouillon— en su esfuerzo por arrancar de la vida nómada y del canibalismo a las tribus guaraníes más indómitas”, a las cuales evangelizó por espacio de 25 años. Y añade: “Su más increíble hazaña fue el traslado de doce mil guaraníes en setecientas balsas por ríos, cataratas y bosques, desde el Guairá, hoy en el Brasil, hasta Misiones, en Argentina, trayecto de unos mil doscientos kilómetros, buscando una zona suficientemente distante y protegida. A esta columna se unió otra en el camino, también en fuga. Perseguidos por los bandeirantes [portugueses], a tres días de distancia, acosados por españoles, que querían aprovechar la ocasión, hambrientos y exhaustos, tuvieron por único guía a Antonio, incansable y audaz”.

Encabezó más tarde una embajada, primero en Madrid ante Felipe IV y luego en su Lima natal, ante el Virrey Marqués de Mancera, para armar a los guaraníes. Aquí conoció al Venerable Padre Francisco del Castillo  S.J., a cuyas instancias escribió el libro Sílex del Divino Amor, recogiendo las lecciones con que inició a éste en la contemplación mística, de las que transcribimos a seguir sus primeras líneas:

“El primer paso que debes dar en el camino de tu corta vida, y el último en que lo acabes con la muerte, es en rastrear la primera Causa y origen de todo ser y fin de toda criatura, que es Dios y Padre tuyo, que te engendró eternamente de su misericordia y paternal amor en su divina idea. En donde sin que lo imaginases ni nadie por ti se lo pidiese, te dio ser y viviste en Él. En donde, como todas las cosas que están en Dios son Dios, así tú fuiste Dios en Él. Y si eres hijo eres heredero de sus tesoros.

“Intolerable ingratitud es que no pongas todo tu cuidado en conocer a tan poderoso y divino Padre. Porque ¿cómo amarás a quien no conoces? Porque no procuras conocerle; ni le amas porque no le conoces. De qué se queja: Crié hijos y ensalcélos y ellos me despreciaron. El buey conoce a su amo y el jumento el pesebre de su sueño, mas Israel no me conoce a mí. De tu descuido se queja, que, con ser tan Padre tuyo, no le buscas, ni aun te precias de ser su hijo. Avergüéncete el cuidado con que el gentil le buscó sin la luz de la Fe; y tú con ella, que te guiará seguro, no le buscas”.

Dios no se halla por los sentidos exteriores

“Si tu discurso le busca sin fe viva y tu cuidado sin amoroso afecto, no le podrás hallar. Si en Él pones los ojos, eres topo; y Él es invisible, pero más claro que la luz del sol. Si en Él pones tus oídos, eres sordo para oír tan delicada e increada voz. Y así es imposible que percibas con ese sentido su suave música. Si aplicas tu oler, nada percibirás, porque la sutileza de su olor es increada y lo que tu olfato pide es criatura. Si tu sabor y gusto, nada gustarás, porque su sabor es tan pura sustancia, que no admite accidentes, y éstos son los que tu paladar pide. Si aplicas tu tacto y quieres abrazarle, quedarás vacío; porque es tan sutil como increado. Si quieres aplicar sus perfecciones con palabras, quedará mudo tu concepto, porque como no lo puedes hacer de tan inmensa causa, menos hallarás razones para definirlo. Que aun el mismo Dios, que solo a sí se comprende, parece que no pudo decir de sí más que: Yo soy el que soy — Ex. 3, 14. Dios no es luz, no es bondad, no es sabio, no es poderoso, no es fuerte, al modo que tú puedes imaginar. Porque no puedes conocer sus atributos, sino por lo que ves criado, y todas las perfecciones de Dios son increadas. Y así el concepto de este gran Señor no cabe en la corta capacidad de los sentidos. Dijo bien un gentil: Tan dificultoso es hallar al Criador del Universo, como después de hallado es imposible hablar dignamente de Él — Platón. Eso no cabe en sentido externo; al interno sí le queda algún resquicio. Helo aquí, está tras nuestra pared, mirando por las ventanas, espiando por las celosías — Can. 2, 9”.     



Antonio Ruiz de Montoya  S.J., Sílex del Divino Amor, Introducción trascripción y notas de José Luis Rouillon Arróspide  S.J., Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1991.

  




Artículos relacionados

De las penas del Infierno
¿Qué eres Dios mío?
Al alma angustiada
Que no se haga mi voluntad, sino la de Dios
La espiritualidad vigorosa de San Ignacio de Loyola
El Sacramento del Matrimonio - I
La indiferencia religiosa
Las cruces del buen y del mal ladrón
El Paraíso Celestial
Del amor eterno de Dios hacia nosotros







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El Milagro del Sol
San Nuno de Santa María
En la lucha contra el jefe del orgullo sigamos al Príncipe San Miguel
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 251 / Noviembre de 2022

San Nuno Álvares Pereira
Noble guerrero y carmelita portugués

Estatua Ecuestre de San Nuno Álvares Pereira – Monasterio de Batalha, Portugal



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

3 de diciembre

San Francisco Javier

+1552 Sancian. Discípulo de San Ignacio de Loyola, es el apóstol de la India y de Japón, habiendo su celo alcanzado Malaca y las Molucas. Falleció a los 46 años en las costas de China, que pretendía evangelizar. San Pío X lo declaró patrono especial de la obra de la Propagación de la Fe y de las Misiones católicas.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....