El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 201

Palabras del Director  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Setiembre de 2018 – Año XVII

Estimados amigos:

La influencia demoníaca en la historia humana siempre fue constante e intensa. Es el empeño satánico por llevar a los hombres a la perdición, como sucedió con nuestros primeros padres en los orígenes de la humanidad, cuando bajo la apariencia de una serpiente el demonio los tentó, sugiriéndoles que si comían del “fruto prohibido” serían “como dioses”.

Adán y Eva cayeron en la tentación, cometieron el pecado original y perdieron el estado de inocencia. Toda su descendencia sufrió las consecuencias de tal pecado, quedando en adelante sujeta a la acción del demonio.

La acción diabólica se presenta de modo cada vez más avasallador en los diversos sectores de la sociedad neopagana en que vivimos, siendo numerosas las prácticas incentivadas por los demonios para poseer a las personas.

Nuestro Tema del Mes presenta ejemplos de diversos medios que utiliza el Maligno —como el ingenuo “tablero de Ouija”— para hacer caer a las personas en las redes del espiritismo e iniciarlas así en las prácticas ocultistas.

El rock satánico es otro medio por el cual el demonio se apodera de las almas, según la opinión de connotados exorcistas. También la práctica del aborto atrae demonios, pues estos desean que se les inmolen vidas humanas.

Frente a este terrible cuadro, el autor recomienda alejarse de supersticiones y de cosas esotéricas, procurar los auxilios de la Iglesia y, sobre todo, recurrir a la Santísima Virgen, invocada como “Terror de los demonios”.

Ella nos protegerá en esta época de tribulaciones, como enseña el apóstol san Pablo, “contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires” (Ef 6, 12).

Deseamos a nuestros amables lectores una provechosa lectura de este relevante tema, que no debemos pasar por alto.

En Jesús y María,

El Director



  




Artículos relacionados

Palabras del director Nº 118 - Octubre 2011 - Año X
Palabras del director Nº 109 - Enero 2011 - Año X
Palabras del director Nº 157 - Enero 2015 - Año XIV
Palabras del Director Nº 195 - Marzo de 2018 – Año XVII
Palabras del Director Nº 213 – Setiembre de 2019 – Año XVIII
Palabras del Director Nº 217 – Enero de 2020 – Año XIX
Palabras del Director Nº 206 - Febrero de 2019 – Año XVIII
Palabras del director Nº 127 - Julio 2012 - Año XI
Palabras del Director Nº 172 - Abril de 2016 – Año XV
Palabras del Director Nº 227 – Noviembre de 2020 – Año XIX







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 248 / Agosto de 2022

La sagrada flor de Lima
La Rosa de la Ciudad de los Reyes

Santa Rosa de Lima con el Niño Jesús, Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre lienzo (colección privada)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de agosto

San Jacinto, Confesor

+1257 Polonia. Nació cerca de Cracovia, siendo recibido en la Orden dominica por el proprio Santo Domingo. Predicó mucho en su tierra y en los países bálticos. Convocó una cruzada contra los prusianos en 1228. San Jacinto es patrono principal de su país.



Santa Clara de Montefalco, virgen

+1308 Italia. Entró a los siete años de edad en el convento de la Santa Cruz, donde era superiora su hermana, y luego demostró tanto fervor cuanto las mejores novicias. De elevadísimo grado de recogimiento, fue agraciada por innumerables apariciones de Nuestro Señor y de la Virgen Santísima. Falleciendo su hermana, fue electa por unanimidad para sustituirla, hasta su muerte ocurrida a los 33 años de edad.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....