Informe aquí de sus pagos a la Campaña
¡El Perú necesita de Fátima!

Síganos en Facebook

«Tesoros de la Fe» Nº 49 > Tema “Múltiples expresiones de la devoción mariana”

Página Mariana Versión ImprimibleVersión Imprimible

Santa María Madre de Dios


Virgen con el Niño, Bernardo Bitti, siglo XVI — Iglesia de la Compañía, Arequipa


El primer día del año, en la octava de Navidad, la Santa Iglesia conmemora la fiesta litúrgica de María Santísima, Madre de Dios, para reafirmar la legitimidad de aquel supremo título.

En el siglo V, el hereje Nestorio se atrevió a decir que María no era Madre de Dios (Theotokos), sino apenas Cristotokos (madre de Cristo, persona humana). Debido a esa injuria, los católicos del mundo entero protestaron y pidieron una reparación. Obispos de diversos países se reunieron en concilio en la ciudad de Éfeso el año 431, condenando las ideas del impío Nestorio. Declararon entonces solemnemente este punto central del misterio de la Encarnación:

“La Virgen María es Madre de Dios, porque su Hijo, Cristo, es Dios”. Acompañados por toda una multitud de la ciudad, que los rodeaba llevando antorchas encendidas, hicieron una gran procesión cantando: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén” — jaculatoria que fue añadida por la Iglesia en la oración del “Avemaría”.

Al Perú le cabe la honra de haber designado al departamento selvático de Madre de Dios, con ese piadoso y categórico nombre.     





  




Artículos relacionados

María en el misterio de Cristo
Nuestra Señora, modelo de confianza
El Retrato de María
¿Por qué celebrar los dolores de María?
La nobleza de alma de la Santísima Virgen
Dolores y alegrías se entrelazaron continuamente en la vida de la Madre de
La Dormición de María y la Asunción a los Cielos
María Santísima, modelo de resignación
Nuestra Señora de las Victorias
La salvación del mundo por medio de las oraciones de María Santísima


Ayude a que la Virgen pueda seguir peregrinando por todos los rincones del Perú.
Únase a la Alianza de Fátima.