El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 41 > Tema “Papas”

Actualidad  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Filial súplica al Papa ignoto


¿Qué debe un fiel católico esperar del nuevo Papa? Esta es la materia de una «Filial súplica al Papa ignoto», suscrita por asociaciones de seglares católicos de 20 países, consagradas a la defensa de los ideales de la civilización cristiana, la Tradición, la Familia y la Propiedad. El documento fue entregado el día 14 de abril a los 115 cardenales que participaron del Cónclave, y publicado íntegramente en los EE.UU. Por su importancia en la perspectiva de Fátima, nos pareció oportuno dar a conocer sus tópicos principales.



Las entidades firmantes presentan al nuevo Pontífice una súplica, aún antes de conocerse su nombre, dado que la materia del mensaje trasciende cualquier circunstancia personal de quien resulte electo.

Inicialmente señalan la inmensa trasformación psicológica operada desde la elección de S.S. Juan Pablo II, cuando aún reinaba en medios eclesiásticos la fascinación por el mundo moderno y estaba en curso una funesta política de distensión con el comunismo.

Al desintegrarse el imperio comunista muchos auguraron el ingreso en una nueva era de prosperidad y despreocupación, pero sucedió exactamente lo contrario: un caos multiforme se fue instalando en el acontecer humano, del cual el terrorismo suicida es tan sólo una manifestación extrema. El actual desencanto de un mundo sin Dios, sin ideales trascendentes, saciado de gozo material, es el amargo fruto de lo que el mismo Juan Pablo II denominó “apostasía silenciosa” del Occidente.

León XIII, el Papa erudito

Al mismo tiempo se adensaba en el mundo católico la inmensa crisis interna, fruto del proceso iniciado tras el Concilio Vaticano II, que Pablo VI denominó “auto-demolición” de la Iglesia, y penetración en ella de la “humareda de Satanás”. A esa crisis también se refirió Juan Pablo II en duros términos, afirmando que hoy, muchos católicos “se sienten perdidos, confundidos, perplejos y hasta desilusionados” ante la penetración en la Iglesia de “ideas que contrastan con la Verdad revelada”, “verdaderas herejías, en el campo dogmático y moral”, las cuales crearon “dudas, confusiones y rebeliones”, mientras se desfiguraba la Liturgia y se propagaban el relativismo, el permisivismo y “un cristianismo sociológico, sin dogmas definidos y sin moral objetiva” (L’Osservatore Romano, 7 de febrero de 1981).

Pero, en sentido opuesto, como reacción a la desestabilización creciente en todos los órdenes, en amplios sectores de la opinión pública, sobre todo en los jóvenes, reviven aspiraciones y convicciones que la llamada “modernidad” había sofocado, como la renovada atracción por valores eternos e inamovibles como la tradición, la familia, la Religión. Tal vez sea éste el sentido más profundo de esa infinidad de fieles que acudió en estos días a Roma. Ellos son las “víctimas exhaustas” de las utopías de la modernidad, y esperan ahora de la Iglesia “el mensaje coherente y tonificante, el ejemplo sabio y arrojado de la afirmación perenne de la Fe, y el convite maternal y entusiasta a seguir las verdades absolutas”, señala el documento.

Con este telón de fondo bivalente, de esperanzas y amenazas, los firmantes someten al futuro Papa los problemas temporales que consideran primordiales para la Iglesia en el actual cuadro histórico: “la escalada del laicismo militante, la amenaza de la expansión islámica, y la agitación revolucionaria de la «izquierda católica» en América Latina”.

La escalada del laicismo ateo

El texto analiza el profundo cambio de rumbo realizado por los socialistas y las izquierdas en general, que ahora buscan subsanar sus fracasos en el terreno socioeconómico promoviendo la nueva Revolución Cultural, toda ella en el campo de las costumbres.

San Pío X, el Papa santo

Esta neo-revolución se propone transformar la psicología humana, mediante la dilución de las certezas filosóficas y morales. En nombre de la “tolerancia” y la “no-discriminación” pretende imponer la aceptación de los llamados comportamientos “alternativos” frontalmente opuestos a la Moral. Bajo pretexto de neutralidad religiosa del Estado, excluye a la Iglesia del debate público, “libera” la enseñanza de la Religión, y promueve medidas persecutorias contra quienes invoquen la ley de Dios o la moral: por ejemplo, leyes-mordaza que silencien la enseñanza de la Iglesia sobre el carácter antinatural y pecaminoso de las relaciones homosexuales, bajo pena de incurrir en el elástico delito de “homofobia”.

Esto coloca a los católicos en un dilema: o eximirse de proclamar la verdad evangélica, o dar testimonio valeroso de las enseñanzas del Divino Salvador, estimulados por su promesa: «¡Confiad, Yo vencí al mundo!» (Jn. 16, 33).

El texto recuerda que León XIII buscó contemporizar con el Estado laico. Pero esta política, al contrario de lo que el Pontífice esperaba, lejos de atraer hacia la Iglesia las simpatías de los agnósticos, desembocó en una persecución abierta.  “Frente a ese panorama, [su sucesor] San Pío X no dudó un instante y convocó a los católicos para el combate, bajo el lema «Omnia instaurare in Christo», condenando el movimiento «Le Sillon» que pretendía una acomodación del catolicismo a los principios laicistas de la Revolución Francesa”. Fue una gran victoria de San Pío X. Y “el orbe católico anhela hoy, Santo Padre, que vuestra figura se proyecte con la misma gloriosa dimensión de vuestro insigne Predecesor”.

«El llamado
[de Fátima] que Dios nos ha comunicado mediante la Virgen Santísima sigue siendo plenamente actual»

(S.S. Juan Pablo II, Audiencia del 17-05-2000, a su regreso de Fátima).

Preciosa corona que la imagen de la Virgen de Fátima (del Santuario) lleva sólo los días 12 y 13 de cada mes. Fue un obsequio de damas portuguesas. Es de oro macizo, pesa 1,2 kg., está engastada con 313 perlas y 2,679 piedras preciosas. En el centro fue colocada la bala que Juan Pablo II ofreció a la Señora de Fátima como señal de gratitud por la protección que le dispensó durante el atentado del 13 de mayo de 1981 en Roma.

La amenaza islámica

En su testamento, el inolvidable Juan Pablo II señala el doloroso hecho de que en varios países, la Iglesia atraviesa un período de persecución tal que no es inferior al de los primeros siglos; al contrario, incluso los supera por el grado de crueldad y de odio.

Esta persecución, que comprende las amenazas del laicismo ateo en Occidente, es una cruenta realidad en las áreas geográficas dominadas por el Islam, y se proyecta sobre el mundo occidental cristiano, como lo testimonian los atentados del 11 de setiembre en los Estados Unidos y del 11 de marzo en España, realizados por sectores del Islam que amalgaman los principios del Corán a doctrinas revolucionarias socialistas y anárquicas.

Para muchos resulta vergonzoso aceptar que en pleno siglo XXI puedan darse conflictos religiosos. Pero la realidad nos muestra que el Islam radical tiene un ansia de dominación y una determinación destructora del mundo cristiano. El obispo de Izmir (Turquía), Mons. Giuseppe Bernardini, recordó oportunamente esta verdad a los Prelados reunidos en el II Sínodo Europeo, suministrando detalles de la persecución mahometana y relatando lo que, durante un encuentro oficial de diálogo islámico-cristiano, oyó decir fríamente a un líder musulmán: «Gracias a vuestras leyes democráticas os invadiremos; gracias a nuestras leyes religiosas os dominaremos».

Frente al agresivo programa de conquista mahometana, resulta vana una política de concesiones basada en la ilusoria esperanza de disolver los prejuicios musulmanes contra el catolicismo. La sangre de tantos mártires cristianos, víctimas del expansionismo islámico, clama por una actitud firme y clara de la Iglesia, en espera de la hora providencial en que pueda iniciar un vasto esfuerzo de evangelización.

Renace en América Latina la agitación de la “izquierda católica”

América Latina constituye hoy el mayor baluarte católico. La entrañada religiosidad de sus poblaciones, y su carácter tranquilo y afecto al orden, las hace refractarias tanto al secularismo ateo como a la agitación izquierdista.

Sólo una izquierda “católica” podía intentar impulsar Latinoamérica hacia el socialismo, en nombre de la religión. Y los resultados de ese intento están a la vista: tras décadas de pastoral basada en una distorsionada y excluyente interpretación de la “opción preferencial por los pobres”, millones de fieles se apartaron del redil sagrado, en una apostasía sin precedentes. «La ironía es ... que los católicos optaron por los pobres y los pobres optaron por los evangélicos», constató oportunamente el periodista James Brooke, en el “New York Times”.

“Los tiempos que vivimos son
indeciblemente difíciles e inquietos.
También el camino de la Iglesia se ha
vuelto difícil y tenso, tanto para los
fieles como para los pastores, prueba
característica de estos tiempos. En
algunos países, la Iglesia se encuentra
en un período de persecución tal que
no es inferior al de los primeros
siglos, al contrario, incluso los supera
por el grado de crueldad y de odio.”
¿Qué palabras podrían describir con
mayor precisión la actual realidad?
Las escribió en su testamento el
inolvidable Juan Pablo II.

Al mismo tiempo la “izquierda católica”, apoyada por la Teología de la Liberación respalda las nuevas metas socio-económicas del comunismo y las izquierdas latinoamericanas: lucha de clases planetaria, de naciones “pobres” contra ricas; abolición de las grandes estructuras económicas, políticas, administrativas y sociales; organización social en pequeñas comunidades autogestionarias igualitarias, con una economía primitiva y miserabilista; combate a los avances tecnológicos, en nombre de un “regreso a la naturaleza”. En aras de este propósito, la “izquierda católica” no duda en fomentar el desprecio a la ley, la invasión de propiedades y hasta la violencia, incluso apoyando a movimientos guerrilleros.

Frente a esa manipulación de la religión a favor de soluciones antinaturales y violentas de los problemas sociales, la inmensa mayoría pacífica y laboriosa de los católicos anhela que la Cátedra de Pedro ponga al descubierto las tramas de la “izquierda católica” y denuncie sus errores doctrinarios, reafirmando la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la propiedad privada, la libre iniciativa y la armonía social.

*     *     *

Al concluir, los firmantes señalan que pocas veces en la historia el mundo se volvió con tanta expectativa hacia Roma, precisamente cuando se ve colocado ante perspectivas grandiosas, de “una era que va llegando a su trágico ocaso” junto  con “los primeros fulgores de una aurora que se descubre esplendorosa, como la anunciada por Nuestra Señora en Fátima”.

Con ese horizonte en vista depositan a los pies del nuevo Papa su filial súplica, e imploran para él un glorioso pontificado, fortalecido por las gracias de Aquel que proclamó:

«Y Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella» (Mt. 16, 18).

Suscriben el manifiesto la Asociación de Fundadores de la TFP - Tradición Familia Propiedad, del Brasil; Tradición y Acción por un Perú Mayor; y 18 otras entidades.     





  




Artículos relacionados

Detente del Sagrado Corazón de Jesús salva a un soldado español herido por
Ubi Petrus, ibi et Ecclesia
El ocaso del darwinismo
Sandy y la Virgen Milagrosa
Mensaje ocultista anticatólico en «El Código Da Vinci»
Hungría festeja el 120º aniversario del nacimiento del heroico Cardenal Min
“Fue un castigo de Dios”, proclama obispo emérito de Nueva Orleáns
Costa Concordia, Titanic del siglo XXI: ¿presagio del fin de una época?
Yo, obispo exorcista
La propina y su importancia social





Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Invitación al rosario del 13 de diciembre
La Virgen del Tepeyac - Nuestra Señora de Guadalupe en México
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”
Dulce Nombre de María
Celebrando a Santa Rosa de Lima



Tesoros de la Fe

Nº 156 / Diciembre de 2014
Dulce Jesús mío
La Virgen adorando al Niño Jesús con dos santos, anónimo Escuela Cusqueña, s. XVIII. Óleo, Museo del Condado de Los Angeles, California



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

21 de diciembre

San Pedro Canisio, Confesor y Doctor de la Iglesia

+1597 Friburgo. Discípulo de San Ignacio, se hizo célebre por la eficacia con que combatió, por la palabra y escritos, la herejía protestante.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....