El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 29 > Tema “Sacramentos”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Cuántas veces puedo comulgar en un mismo día?

 

PREGUNTA

Quisiera saber: ¿con qué frecuencia se puede comulgar? En mis remotas clases de Catecismo aprendí que sólo se puede hacer una vez al día, sin embargo, en mi grupo de oración hay quien diga que se puede comulgar dos y hasta tres veces al día, con la autorización de un sacerdote.

 

RESPUESTA

El hecho que el lector haya aprendido en el Catecismo que se puede comulgar apenas una vez al día, se explica por la razón de que esa era la directriz de la Iglesia hasta la promulgación del actual Código de Derecho Canónico, en 1983. El Código anterior, en su canon 857, determinaba: “No es lícito recibir la sagrada Eucaristía, a quien ya la haya recibido el mismo día”.

El canon exceptuaba apenas los casos de “peligro urgente de muerte o necesidad de impedir la profanación del Sacramento”. La posibilidad de comulgar más de una vez al día, se establece en el actual Código de Derecho Canónico en determinadas circunstancias, y no por un sacerdote o por el párroco.

El canon 917 dice expresamente: “Quien ya ha recibido la santísima Eucaristía puede de nuevo recibirla el mismo día solamente dentro de la celebración eucarística en la que participe, quedando a salvo lo que prescribe el can. 921, § 2”.

Es el caso, por ejemplo, de quien ya comulgó el sábado fuera de la Misa, y asiste a una Misa vespertina (a partir del mediodía) a fin de cumplir el precepto dominical en la víspera, conforme lo faculta el mismo código (canon 1248 § 1).

Los comentaristas sugieren otros casos en que se podría hacer uso de esta prerrogativa del canon 917, como es la segunda Misa del día de Pascua o del día de Navidad, una Misa de exequias a que se deba asistir, etc. Otros van más lejos e interpretan el “de nuevo” del canon 917 (¡terum en latín, que significa “una segunda vez, otra vez, de nuevo” y en un sentido más amplio “reiteradamente, repetidamente”) como aplicable a cuantas misas se asistan el mismo día.

Sinceramente nos parece una interpretación demasiado amplia, tendiente a banalizar el Santísimo Sacramento, por lo que no la recomendamos a nadie.

En cuanto a la prescripción del canon 921 § 2, a que se refiere el canon 917, se trata del caso de alguien que se encuentre en peligro de muerte, situación en la cual de hecho es recomendable administrar nuevamente la sagrada Eucaristía. Y es, por lo demás, una costumbre inmemorial de la Iglesia.     





  




Artículos relacionados

Si no hay comprensión, ¿la solución será el divorcio?
¿Podemos comulgar sin antes habernos confesado?
Edad mínima para el matrimonio
La perfección del matrimonio
¿Por qué a la hora de la comunión no recibimos también la Sangre de Cristo?
Control artificial y control natural de la natalidad en el Matrimonio
El matrimonio civil
Nuevos conceptos, viejas palabras: enamoramiento, noviazgo y matrimonio
El verdadero concepto del Matrimonio
Actual fragilidad de la institución familiar







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
El galeón sumergido: símbolo de la esperanza
Loreto, la nueva Nazaret
El Milagro del Sol
San Nuno de Santa María
En la lucha contra el jefe del orgullo sigamos al Príncipe San Miguel
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 253 / Enero de 2023

El galeón sumergido
Símbolo de la esperanza

El naufragio del galeón Nuestra Señora de Atocha frente a las costas de Florida, en 1622 (Yeorgos Lampathakis, National Geographic Society)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

8 de febrero

San Jerónimo Emiliani

+1537 + Venecia. Fundador de la Congregación de Somasca para atender huérfanos, mujeres perdidas y niños abandonados, se tornó famoso por los milagros que operó en vida. Murió de la peste que contrajo cuidando de los infectados.

Más información aquí.

D. José Manuel de Goyeneche y Gamio

+(1831-1893) Perú. Militar y político, natural de Arequipa. Heredó de su tío, José Manuel de Goyeneche y Barreda, el título de conde de Guaqui y, por su matrimonio con María del Carmen Azlor de Aragón e Idiáquez, se convirtió en duque consorte de Villahermosa y Grande de España. “Miembro de una ilustre familia de origen navarro. Su abuelo se trasladó a Perú, donde hizo gran fortuna como minero y agricultor. […] Tuvo una educación esmerada e ingresó en el ejército, donde llegaría a alcanzar el grado de coronel”. En la política peninsular destacó en las filas conservadoras, como senador del Reino por derecho propio distinguiéndose por la convicción y el entusiasmo con que defendió los intereses católicos.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....