Todo sobre Fátima
Tesoros de la Fe Donaciones Tienda
Tienda
¿El coronavirus es un castigo divino? La pandemia y los grandes horizontes de Fátima Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa Regreso a la caligrafía para no perjudicar la educación La Virgen del Apocalipsis y los ángeles arcabuceros del Cusco El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz Milagros Eucarísticos Origen, significado y eficacia del Santo Rosario Descubierta la más antigua plegaria compuesta en honor a la Virgen La Santa Sede reconoce las virtudes heroicas de la hermana Lucía La masacre de la familia imperial rusa La peregrinación, camino de la Tierra al Cielo La Revolución de la Sorbona: París, Mayo de 1968
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×

La guerra va a acabar



Las guerras —según enseña San Agustín— son castigos que Dios manda a las naciones por sus pecados. En 1917, Europa estaba devorada por los horrores de la Primera Guerra Mundial, cuyo precio fue de 22 millones de muertos y 30 millones de heridos. Hasta entonces el mundo no había conocido un flagelo semejante.

En la aparición de julio, la Virgen dijo a los niños:

— “Quiero que volváis el trece del mes que viene y que continuéis rezando el rosario todos los días en honra de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella os puede ayudar”.

La Virgen María conoce la fuerza de la oración, en particular la del Santo Rosario; y, el poder de su intercesión, porque es la Medianera Universal de todas las gracias.

Luego, al comenzar la segunda parte del secreto, añadió:

— “Si hacen lo que Yo os diga, se salvarán muchas almas y tendrán paz”.

Nótese bien, la frase es condicional. Muestra el camino; aquel que no quiera seguirlo se extraviará.

En seguida, contra los pronósticos del momento —pues las escaramuzas en las trincheras parecían de nunca acabar— la Santísima Virgen anuncia el fin de la guerra:

— “La guerra va a acabar”.

En el mes de octubre, volvió a repetir:

— “La guerra va a terminar y los militares volverán pronto a sus casas”.

Al año siguiente 1918, tal como Nuestra Señora lo predijo, la guerra acabó. Cumpliéndose así, al pie de la letra, esta parte de la profecía de la Virgen de Fátima.     


1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18