Todo sobre Fátima
Tesoros de la Fe Donaciones Tienda
Tienda
¿El coronavirus es un castigo divino? La pandemia y los grandes horizontes de Fátima Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa Regreso a la caligrafía para no perjudicar la educación La Virgen del Apocalipsis y los ángeles arcabuceros del Cusco El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz Milagros Eucarísticos Origen, significado y eficacia del Santo Rosario Descubierta la más antigua plegaria compuesta en honor a la Virgen La Santa Sede reconoce las virtudes heroicas de la hermana Lucía La masacre de la familia imperial rusa La peregrinación, camino de la Tierra al Cielo La Revolución de la Sorbona: París, Mayo de 1968
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
“Sus hijos se levantaron y la proclamaron bienaventurada”

El pasado 21 de abril, una extensa misiva fue enviada a miles de adherentes de la campaña en todo el país, alertándolos sobre el contenido blasfemo de la novela El Código Da Vinci, convocándolos a rechazarla por completo, y anunciando la difusión del libro Rechazando El Código Da Vinci: Cómo una novela blasfema ataca brutalmente a Nuestro Señor y a la Iglesia Católica, editado por la Asociación Santo Tomás de Aquino.

El estudio —publicado originalmente en los Estados Unidos por la Sociedad Norteamericana de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad— busca prevenir al público y refuta las falsedades y distorsiones maliciosas perpetradas por El Código Da Vinci de Dan Brown, que retrata de manera escandalosa y sacrílega la Sagrada Persona de Jesucristo, a Santa María Magdalena, además de atacar ferozmente a la Santa Iglesia.

Así, una primera edición de 5.000 ejemplares de Rechazando El Código Da Vinci se agotó en menos de un mes, y ya se está difundiendo otra edición similar.

De igual modo, para prevenir los perniciosos efectos que la película podrían ocasionar en un católico común, se vienen dictando animadas conferencias sobre el tema en parroquias, colegios y universidades.

Por encima de todo, esta acción tiene un sentido reparador de la honra de Nuestro Señor. Haciendo así realidad, junto a muchos otros católicos de todo el mundo, lo que dice una antífona del Oficio de la Santísima Virgen: Filii ejus surrexerunt et beatissima praedicaverunt – “Sus hijos se levantaron y la proclamaron bienaventurada”.

Aquí un resumen de la misiva:

*¿Cómo reaccionaría Ud. si alguien negara delante suyo la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo? ¿Y si le dijera además que no fue santo ni puro?

* ¿Y que está “probado” que María Magdalena y Jesús estuvieron casados? ¿Y que, por supuesto, tuvieron descendencia?

* ¿Y que Jesús quería que la Magdalena dirigiera la Iglesia en lugar de San Pedro?

* ¿Y que casi todo lo que narran las Sagradas Escrituras sobre Jesús es falso y, por tanto, que la Iglesia Católica es responsable del mayor fraude de la historia?

Estoy seguro que Ud. se indignaría como yo, rechazando los embustes de su interlocutor.

Pero quizás juzgaría que esas falacias son argumentos de alguna nueva secta anticatólica, sin la menor importancia ni trascendencia.

* * *

La verdad, sin embargo, es otra. Si Ud. ya ha oído hablar de la novela o de la película El Código Da Vinci, me dará la razón.

Porque hoy, esos mismos errores y blasfemias se están difundiendo mundialmente en esa pésima obra anticatólica de Dan Brown, objeto de una torrencial propaganda en la TV, radio, internet, periódicos, librerías, supermercados y hasta en la calle. ¡Está en todas partes!

Pareciera que el infierno entero se hubiera juntado con todos los enemigos de la Iglesia en la tierra para producir esa avalancha publicitaria.

Son millones de libros vendidos de una novela que se ensaña brutalmente contra Nuestro Señor y la Iglesia Católica, pero bajo la apariencia inofensiva de una pieza de ficción, precisamente para envenenar más arteramente las almas.

Durante el oficio del último Viernes Santo en Roma, presidido por el Papa Benedicto XVI, el predicador de la Casa Pontificia —aludiendo a El Código Da Vinci y a un evangelio atribuido a Judas— dijo categóricamente:

“Hoy hábiles manipuladores de la verdad siguen vendiendo a Cristo a editores y libreros no por 30 denarios sino por miles de millones de dólares”.

¡No debemos permanecer en silencio cuando es atacada nuestra Fe!