Todo sobre Fátima
Tesoros de la Fe Donaciones Tienda
Tienda
¿El coronavirus es un castigo divino? La pandemia y los grandes horizontes de Fátima Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa Regreso a la caligrafía para no perjudicar la educación La Virgen del Apocalipsis y los ángeles arcabuceros del Cusco El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz Milagros Eucarísticos Origen, significado y eficacia del Santo Rosario Descubierta la más antigua plegaria compuesta en honor a la Virgen La Santa Sede reconoce las virtudes heroicas de la hermana Lucía La masacre de la familia imperial rusa La peregrinación, camino de la Tierra al Cielo La Revolución de la Sorbona: París, Mayo de 1968
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
El Milagro de la Santa Casa de Loreto
×
Los peregrinos narran su esforzado viaje apostólico a la Selva

No vamos a comparar este viaje a los heroicos esfuerzos de los evangelizadores del Perú naciente, ni al de los valientes misioneros que se internaron por nuestras selvas hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX. Tales emprendimientos comprendieron otro género de riesgos. Mas no por ello la difusión del Mensaje de Fátima por todo el país deja de ser meritoria a los ojos de Dios y María Santísima, y auspiciosa para los que reciben sus beneficios. Tengamos en cuenta que en aquellos siglos de fe, una labor así recibía el aplauso unánime de tiros y troyanos; hoy es muchas veces vista con indiferencia, con recelos y hasta con rechazo. Pero dejemos a un lado estas consideraciones y cedamos la pluma a los peregrinos, para que nos cuenten su maravillosa aventura.

Huánuco

“¿Quién soy yo para que venga a mí la Madre de mi Señor?” (Lc. 1, 43), constantemente oímos esta frase en cada hogar que visitamos. Nos ha tocado unos días muy intensos de visitas. En un mes recorrimos tres Departamentos: Huánuco, Ucayali y Loreto.

Tuvimos más de una peregrinación en la selva-selva, montaña adentro, y ni qué hablar del calor. Nos tocó pasar por todo, pero con la ayuda de Santísima Virgen todo se supera.

Es impresionante comprobar cómo muchas personas tibias en su devoción a Nuestra Señora nos comentaban después de las visitas que se sentían con deseos de conocer más y muchos hacían el propósito de rezar el rosario.

Uno de los motivos que nos animó a emprender este recorrido fue haber comprobado, durante una experiencia de propaganda católica que aquí hicimos a comienzos del año pasado, el alto índice de sectas protestantes en esta zona del país: ¡25% de la población local! Se los ve por todas partes, sembrando la confusión en muchas personas.

Y no apenas eso: en octubre pasado integrantes de una secta arrojaron piedras contra del Señor de Burgos, Rey y Patrón de Huánuco, durante su recorrido procesional. También en Tingo María no dejan de proferir ataques verbales a la Iglesia Católica por sus radios, y en Pucallpa han creado tal confusión sobre la devoción a Nuestra Señora, que se notaba una gran frialdad e indiferencia.

Otro aspecto preocupante en esta zona del país es el alto índice de violencia. En Tingo María se desató una ola de secuestros, hay problemas de narcotráfico, y aunque parezca increíble casos de brujería y satanismo.

Tingo María

Además de las visitas privadas realizadas a los hogares de simpatizantes de El Perú necesita de Fátima en Huánuco, llevamos también la Imagen Peregrina al Asilo de Ancianos y a la iglesia de los Padres Capuchinos. En el primero pudimos ayudar a bien morir a una anciana, y en el otro, los religiosos homenajearon a la Virgen entonando la Salve Regina gregoriana, lo cual fue muy emotivo para los presentes.

Llegados a Tingo María hubo dificultades con el hospedaje. Pero dos días después, nos contactamos con unas personas muy devotas y generosas, ávidas de doctrina, que nos proporcionaron alojamiento y comida. En una de las visitas con la Virgen Peregrina un señor nos dijo que la explicación del Mensaje de Fátima que les hicimos se entendía mejor que algunas prédicas y que mucho le gustaba cómo abordábamos temas de actualidad.

Alguna vez comentamos cómo lamentablemente las sectas estaban invadiendo esta parte del país. Sin embargo, ahora se aprecian algunos síntomas que indican un renacer de la fe.

El domingo, por ejemplo, acompañamos una procesión en honor a la Cruz de Motupe: ¡hay que ver el fervor! Se realizó al mediodía bajo un sol abrasador, con una temperatura de 32 grados. No obstante, los fieles acompañaron con gran devoción el recorrido. Nos dijeron que antes no eran comunes las procesiones, y que estaban cansados de tantas radios y canales protestantes. Pero las cosas están cambiando para bien. El mayordomo de la Hermandad del Santo Sepulcro nos comentó que desde hace dos años están encargados de organizar la conmemoración de la Semana Santa, que se realiza con el mayor realce y la masiva concurrencia de fieles. Hoy en día la iglesia ya se llena por completo y según el párroco están pensando en ampliarla nuevamente.

Pucallpa

Para viajar a Pucallpa no conseguimos pasaje en ómnibus, pues todo el mundo estaba de regreso, así que partimos en un colectivo a las cuatro de la madrugada. Ya en esta ciudad selvática, las familias que visitamos no sabían cómo agradecer la presencia de la Virgen Peregrina. Hubo quienes hasta se ofrecieron para apoyar una próxima vuelta. Muchas personas que conocimos acompañaban los comentarios del mensaje de Fátima y se acercaban a manifestarnos que todo era tan real que tenemos que hacer que muchos más lo conozcan.

Estamos ahora en Iquitos y las visitas privadas a las familias están siendo muy concurridas. Ayer visitamos a las Madres Concepcionistas que ofrecieron sus oraciones por El Perú Necesita de Fátima y por quienes hacen posible este recorrido.

Que la Santísima Virgen los colme de abundantes gracias y bendiciones.

En Jesús y María,

Nicolás y Alberto.