El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 133 > Tema “Las Virtudes Principales y de otras cosas necesarias que debe saber el cristiano”

Lectura Espiritual  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Conservar la paz en las dificultades


Después de transcribir algunas consideraciones de San Francisco de Sales* sobre el temor de Dios relacionado con la esperanza, continuamos con algunos pensamientos consoladores para los momentos de prueba.


Si cometemos alguna imperfección o pecado, nos espantamos, confundimos e impacientamos.

He ahí la fuente de nuestras inquietudes: sólo queremos consolaciones y nos desesperamos al tocar con el dedo nuestras miserias, nuestra nada y nuestras imbecilidades.

[Para vencer las inquietudes], tengamos la intención pura de querer en todo la honra de Dios y su gloria, hagamos lo poco que podamos para ese fin, según los avisos de nuestro padre espiritual, y dejemos a Dios el cuidado de lo demás. Quien tiene a Dios como objeto de sus intenciones y hace lo que puede, ¿para qué se atormenta? […]

Ser príncipe de la paz supone conservarla en medio de la guerra y vivir con dulzura en medio de las amarguras.

Todos los pensamientos que sobresaltan y agitan el espíritu no provienen de Dios; son tentaciones del enemigo y por eso es preciso expulsarlas y no darles importancia.

La humildad nos hace recibir dulcemente los trabajos, sabiendo que los merecemos. Cuanto al exterior, apruebo que todos los días se haga algún acto de humildad, por palabras o por obras; díganse palabras que salen del corazón, como humillándonos a un inferior; háganse obras, practicando cualquier oficio humilde, o servicio de casa. […]

¿Ignoráis que estamos en el mundo no para gozar, sino para padecer? Es en el cielo donde se goza la paz, y no en esta vida, donde conviene padecer. Sólo aquel que aquí no tuviese pasiones, no sufriría y sino gozaría lo que no es posible, porque, mientras vivamos tendremos pasiones, y sólo nos veremos libres de ellas después de la muerte. Es la opinión de los Doctores y de la Iglesia. Pero ¿por qué afligirnos, si nuestro triunfo nace del combate de nuestras ideas y pasiones? La agitación en el mar trastorna de tal forma los humores, que los que navegan no se dan cuenta de la incomodidad sino después de algún tiempo, por las convulsiones y vómitos que provoca. Uno de los grandes provechos de la aflicción es hacernos conocer nuestra nada, sobrenadar nuestras inclinaciones.

Estos grandes saltos y tentaciones tan fuertes no son permitidos por Dios sino contra las almas que Él quiere elevar a su puro y santo amor. 



* P. Jean-Joseph Huguet  S.M., Pensamientos Consoladores de San Francisco de Sales, Livraria Salesiana Editora, São Paulo, 1946, p. 130-133.

  




Artículos relacionados

Las Virtudes Cardinales
De los devotos ejercicios que se aconsejan al cristiano para todos los días
De las Virtudes Principales
De los Vicios Capitales y de otros pecados más graves
De las Virtudes Principales II
De los devotos ejercicios diarios que se aconsejan al cristiano II
De los Novísimos y de otros medios principales para evitar el pecado
De los Pecados y de sus principales especies
De las Obras de Misericordia
De las Bienaventuranzas Evangélicas







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 238 / Octubre de 2021

150 años de la Comuna de París
Implacable persecución de la Iglesia

Barricada, la Comuna de París, mayo de 1871, André Devambez, 1911 – Óleo sobre lienzo, Museo de la Historia de Francia, Palacio de Versalles



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

22 de octubre

Santa María Salomé, Viuda

+Siglo I + Palestina. Según la tradición, prima de la Santísima Virgen. Era la esposa del Zebedeo, uno de los marineros más conocidos de Betsaida (Israel) y madre de Santiago y de San Juan Evangelista. Fue una de las Santas Mujeres que estaban al pie de la Cruz (Jn. 19, 25).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....