El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 17 > Tema “Tradiciones Católicas”

Especiales  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

La Cruz de Mayo


José Antonio Pancorvo



En el Perú hay cientos de poblados, rincones y accidentes geográficos registrados cuyo nombre incluye la cruz. Entre otros los más frecuentes son Cruz Santa, Santa Cruz, La Cruz, Cruzpampa y Cruzpata. En la sola ciudad de Ayacucho está Verde Cruz, Molle Cruz, Dique cuchu Cruz, Puca Cruz, Pampa Cruz, Cruz del Arce y otras.

Las cruces iluminan innumerables caminos, cerros, colinas y calles, y los tejados de todas las casas en muchísimos valles. En las comunidades campesinas tradicionales, la Cruz preside las reuniones y adorna infaltablemente las famosas Varas. En algunos pueblos se entierra con una gran cruz casi del alto del finado. En quechua se dice “maypin Cruz, chaypin Dios”: donde está la Cruz ahí está Dios.

En costa y selva la devoción no es menor. Tal vez la Cruz más venerada en el país sea la de Chalpón en Motupe. Durante todo el mes de mayo, y especialmente el día 3 —en que se celebra el hallazgo de la Cruz del Calvario por Santa Elena, madre de Constantino— se festeja a la Cruz en todo el Perú. Se las adorna lujosamente, fijas o de procesión, y se las venera con auténtica Fe.

En la Lima de los últimos tiempos se han multiplicado las Cruces en las urbanizaciones y barrios nuevos. En Comas, San Martín de Porres, San Juan de Miraflores, Villa María del Triunfo, y todos los nuevos distritos, vecinos originarios de muy diversos departamentos se organizan en una sola asociación para venerar a la Cruz. La Cruz del San Cristóbal y el Nazareno Crucificado —cuyas procesiones reúnen a todos los peruanos en ciudades como Nueva York y Milán— se identifican plenamente con el alma de Lima.

La Cruz del San Cristóbal, que se remonta a los tiempos de Pizarro, congrega todos los años a una multitud de fieles el primer Domingo de mayo

La esencia de esta devoción es mantener siempre y en todo lugar la memoria de nuestra Redención, realizada en la Cruz, en la presencia de María Santísima, para salvación de las almas, derrota del infierno, e instauración del Reino de Cristo en la Tierra.

Con el Emperador Constantino se abolió el tormento de la cruz y se elevó a la Santa Cruz a la altura de guía y blasón de la Cristiandad, y de la Historia misma del género humano, creado y redimido por Dios mismo. Nuestro Inca Garcilaso fue enterrado con las piernas en cruz, privilegio de los participantes en las Cruzadas, pues el gran escritor mestizo había combatido en la Guerra de las Alpujarras.     





  




Artículos relacionados

Catolicismo y Civilización
El “Niño Perdido”
Las Cofradías en el Perú
La devoción en el Perú al Sagrado Corazón de Jesús
"Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia"







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La sagrada Rosa de la Ciudad de los Reyes
La devoción al Inmaculado Corazón de María
El Jardín de Picpus
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 248 / Agosto de 2022

La sagrada flor de Lima
La Rosa de la Ciudad de los Reyes

Santa Rosa de Lima con el Niño Jesús, Esteban Murillo, s. XVII – Óleo sobre lienzo (colección privada)



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de agosto

San Agapito, Mártir

+siglo III Palestina. Con apenas 15 años, pero ya lleno de amor a Dios, fue duramente flagelado con nervios de buey, después entregado a los leones, que no lo tocaron. Finalmente tuvo la cabeza cortada.



Santa Elena, Viuda

+329 Roma. Madre de Constantino, Emperador romano que, una vez convertido, consolidó el triunfo de la Iglesia sobre el mundo pagano. A Santa Elena se le atribuye el hallazgo de la verdadera Cruz de Cristo.



Santos Florencio y Lauro, Mártires

+siglo II Asia Menor. Eran hermanos y talladores de piedra. Cuando terminaron de edificar un templo pagano, fueron convertidos juntamente con los propietarios de aquel, Próculo y Máximo, que los precedieron en el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....