El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 120 > Tema “Sacramentos”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

El matrimonio civil


PREGUNTA

Quiero salir de una duda. Vivo hace 24 años con un hombre que está casado por lo civil. Tenemos tres hijos. ¿Vivimos en pecado? ¿Puedo comulgar y participar de las actividades de la Iglesia?



RESPUESTA

Realmente, según la moral católica su situación actual es irregular, pero tal vez sea fácil de solucionar, una vez que la unión anterior del hombre no fue realizada por la Iglesia. Efectivamente, entre bautizados, sólo existe verdadero matrimonio cuando es realizado ante la Iglesia. Si el hombre con el que usted vive hace 24 años está separado de la mujer (con quien se casó solamente por lo civil), probablemente él puede conseguir la disolución de ese matrimonio, de común acuerdo con ella. En efecto, si él no tiene compromisos que cumplir resultantes de esa primera relación, sea en lo tocante a la mujer, sea con eventuales hijos, ella posiblemente concordará con una separación amigable.

Ahora bien, el matrimonio civil entre bautizados no es vinculante, ni ante la Iglesia, ni ante las leyes civiles, y puede ser disuelto, observadas las praxis legales. Así, usted podría no sólo casarse por la Iglesia —lo que, por lo demás, puede hacer desde ya— como también regularizar su situación ante el derecho civil, lo cual es conveniente para efectos legales.

El matrimonio civil entre bautizados no es vinculante ante la Iglesia, y ni siquiera ante las leyes civiles


En la otra hipótesis, es decir, de negación de la mujer a disolver amigablemente el matrimonio civil, nada impide que usted formalice el matrimonio religioso con el hombre con quien vive y tiene hijos. Y, en este caso, que lo haga cuanto antes, para salir de la actual situación de pecado y reintegrarse en la gracia de Dios y en la vida de la Iglesia. Con esto, además, dará un ejemplo de respeto a los principios y a las normas de nuestra santa Religión.

Pero es necesario notar que el matrimonio religioso no exonera al hombre, que ya entonces será su marido legítimo, de los deberes de justicia derivadas de la unión civil anterior, tanto con relación a la mujer, cuanto con relación a los eventuales hijos que con ella haya tenido, como pensión alimenticia, atención médica, educación, etc. Naturalmente, todo eso debe ser hecho con el decoro y la distancia prudencial que él debe mantener con relación a la mujer con la cual antes convivió. No sean esas tratativas ocasión para familiaridades que provocarían escándalo. Dice Nuestro Señor en el Evangelio que “el espíritu está pronto, pero la carne es débil” (Mt 26, 41).

Todos los cuidados, en esta materia, son pocos. Tanto más si las peculiaridades del caso, que desconozco, desaconsejaran cualquier tratativa directa entre ambos.

Que Nuestra Señora de Fátima la bendiga, y facilite los pasos que ambos deben dar para regularizar su situación matrimonial. 





  




Artículos relacionados

El verdadero concepto del Matrimonio
Si no hay comprensión, ¿la solución será el divorcio?
¿Cuántas veces puedo comulgar en un mismo día?
El sacramento del Bautismo
Un mundo construido sin Dios y contra Dios
Control artificial y control natural de la natalidad en el Matrimonio
¿Podemos comulgar sin antes habernos confesado?
Confesión y crisis en la Iglesia
Matrimonio con disparidad de cultos
Edad mínima para el matrimonio







Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


COVID-19
¿El coronavirus es un castigo divino?
La pandemia y los grandes horizontes de Fátima
Mons. Athanasius Schneider: Nos gloriamos en las tribulaciones
Remedio seguro contra la “coronafobia”
Cardenal Raymond Leo Burke: Mensaje sobre el combate contra el coronavirus



Peregrinando
La gracia de Fátima actuando en Ucrania
Nuestra Señora de la Cabeza Inclinada
La crucifixión y muerte de Jesucristo
Confianza en María Inmaculada aun cuando todo parezca perdido
En este siglo de confusión, oh Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros
Navidad
Fátima y el comunismo: dos profecías irreconciliables
150 años de la Comuna de París
San Juan Masías
Rosa de Santa María
Iglesia y Estado: ¿unión o separación?
Remedio eficaz contra los males contemporáneos
Las glorias de María
Santo Toribio de Mogrovejo
La Sagrada Túnica de Nuestro Divino Redentor
Santa Bernadette Soubirous
Corrupción en la sociedad: ¿Existe una solución?
Fiesta de gloria y de paz
Intransigencia de los Santos: irreductible fidelidad a su misión
Cristiandad
El ángel de la guarda, nuestro verdadero amigo
La Asunción de María Santísima
¡Vade retro Satanás!
El Santísimo Sacramento de la Eucaristía
La Madonna de Monte Bérico
Remedio seguro contra la “coronafobia”
El Hijo de Dios condenado por el más arbitrario de los procesos
Santa Jacinta de Fátima: Centenario de su fallecimiento (1920-2020)
La actitud católica frente a la muerte y la concepción materialista
¿Cómo rezar bien el rosario en honor a la Virgen María?
Grandezas y glorias de San José
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta



 



Tesoros de la Fe


Nº 245 / Mayo de 2022


¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!

Imagen de la Virgen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima esculpida en 1947 por José Thedim



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de mayo

San Juan I, Papa y Mártir

+526, d.C. + Rávena - Italia. Aprisionado por Teodorico, rey arriano de Italia, por causa de su fe católica, fue largamente afligido en la prisión hasta morir. Su cuerpo fue llevado a Roma y enterrado en la basílica de San Pedro (del Martirologio Romano).



San Félix de Cantalicio, Confesor.

+1587 + Roma. Hermano lego capuchino, amigo de San Felipe Neri, durante 40 años pidió limosna en las calles de Roma para su convento. "El sufrimiento es una gracia de Dios", decía, "y los dolores, rosas del Cielo".

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....