El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Cuarta Aparición: 19 de agosto de 1917


El día 13 de agosto, en que debía darse la cuarta aparición, los videntes no pudieron comparecer a Cova da Iría, pues fueron raptados por el Administrador de Ourém, que a la fuerza quiso arrancarles el secreto. Los niños permanecieron firmes.

A la hora de costumbre, se oyó en Cova da Iría un trueno, al que siguió un relámpago, habiendo notado los espectadores una pequeña nube blanca que se posó algunos minutos sobre la encina. Se observaron también fenómenos cromáticos de diversos colores en el rostro de las personas, en las ropas, en los árboles y en el suelo. Nuestra Señora ciertamente había venido, pero no encontró a los videntes.

Lugar de la 4ª aparición de Nuestra Señora, el 19 de agosto de 1917, señalado por un monumento (Valinhos)

El día 19 de agosto, Lucía estaba con Francisco y otro primo en el lugar llamado Valinhos, en una propiedad de uno de sus tíos, cuando a eso de las cuatro de la tarde, comenzaron a producirse las alteraciones atmosféricas que precedían a las apariciones de Nuestra Señora en Cova da Iría: un súbito refrescar de la temperatura, un oscurecimiento del sol y el característico relámpago. Lucía, sintiendo que algo de sobrenatural se aproximaba y los envolvía, mandó llamar rápidamente a Jacinta, que llegó a tiempo de ver a la Virgen aparecerse sobre una encina un poco mayor que la de Cova da Iría.

Lucía: ¿Qué quiere Vuestra Merced de mí?

Nuestra Señora: Quiero que continuéis yendo a Cova da Iría el día 13 y que sigáis rezando el rosario todos los días. El último mes haré el milagro para que todos crean.

Lucía: ¿Qué desea que hagamos con el dinero que deja la gente en Cova da Iría?

Nuestra Señora: Que hagan dos andas. Una la llevas tú con Jacinta y otras dos niñas vestidas de blanco, y la otra que la lleve Francisco y otros tres niños. Las andas son para la fiesta de Nuestra Señora del Rosario. El dinero que sobre, es para ayuda de una capilla que mandarán hacer.

Lucía: Quería pedirle la curación de algunos enfermos.

Nuestra Señora: Sí, a algunos curaré durante el año. Y tomando un aspecto más triste, les recomendó de nuevo la práctica de la mortificación, diciendo, al final: Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.

Y, como de costumbre, comenzó a elevarse en dirección al este.

Los videntes cortaron ramas del árbol sobre el cual Nuestra Señora se había aparecido, y las llevaron a casa. Las ramas exhalaban un perfume singularmente suave.     


(Texto tomado del libro Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, pp. 61-65)


<< Regresar

Continuar >>



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Oraciones de Fátima
Alianza de Fátima - Mi participación
Alianza de Fátima - Inscripción
Alianza de Fátima - Mis Beneficios
Nuestra pequeña historia
Cómo eran los pastorcitos
La Misión de la Hermana Lucía
Segunda Parte del Secreto
Oraciones, novena y consagración
Peregrinaciones




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
La Navidad y la Civilización Cristiana
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 194 / Febrero de 2018

Francisco y Jacinta de Fátima
Los pastorcitos canonizados por el Papa Francisco

Francisco y Jacinta, los santos pastorcitos de Fátima, canonizados por el Papa Francisco



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....