El Perú necesita de Fátima Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace le prometo la salvación.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Tercera Aparición: 13 de julio de 1917


Al ocurrir la tercera aparición, una pequeña nube grisácea quedó suspendida sobre la encina, el sol se oscureció, una brisa fresca sopló en la sierra, a pesar de ser el auge del verano. El Sr. Marto, padre de Jacinta y Francisco, que así lo cuenta, dijo que oyó también un susurro como de moscas en un cántaro vacío. Los videntes vieron el reflejo de la acostumbrada luz y, enseguida, a Nuestra Señora sobre la encina.

Lucía: ¿Vuestra Merced qué desea de mí?

Nuestra Señora: Quiero que volváis el trece del mes que viene y que continuéis rezando el rosario todos los días en honra de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella os puede ayudar.

Lucía: Quería que nos dijese quién es y que hiciera un milagro para que todos crean que Vuestra Merced se nos aparece.

Nuestra Señora: Continuad viniendo aquí todos los meses. En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro para que todos lo vean y crean.

Lucía presenta entonces una serie de pedidos de conversiones, curas y otras gracias. La Virgen responde recomendando siempre la práctica del rosario, indicando así el modo por el cual alcanzarían las gracias durante el año.

Después prosiguió:

Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, sobre todo cuando hagáis algún sacrificio:

¡Oh! Jesús, es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María.


(Aquí se insiere el Secreto de Fátima)


Pasados algunos instantes, prosiguió:

Cuando recéis el rosario, decid después de cada misterio: ¡Oh! Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, principalmente a las que más lo necesiten.

Lucía: ¿Vuestra Merced no quiere nada más de mí?

Nuestra Señora: No, hoy no quiero nada más de ti.

Y, como de costumbre, comenzó a elevarse en dirección al este, desapareciendo en la inmensa lejanía del firmamento.

Se oyó entonces una especie de trueno, indicando que la aparición había cesado.     


(Texto tomado del libro Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, pp. 40-60)


<< Regresar

Continuar >>



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

El Secreto de Fátima - La divulgación de los secretos
Tercera Parte del Secreto
Devoción al Corazón Inmaculado de María
Manuscrito original escrito por la hermana Lucía
Oración a Nuestra Señora de Fátima (quechua)
La Imagen Peregrina Internacional
Apariciones del Ángel de Portugal
Cuarta Aparición: 19 de agosto de 1917
La Misión de la Hermana Lucía
Los pastorcitos




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
La Navidad y la Civilización Cristiana
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 194 / Febrero de 2018

Francisco y Jacinta de Fátima
Los pastorcitos canonizados por el Papa Francisco

Francisco y Jacinta, los santos pastorcitos de Fátima, canonizados por el Papa Francisco



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....