El Perú necesita de Fátima Si los hombres supiesen lo que es la eternidad, harían todo para cambiar de vida.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes

 

Novena y Medalla de la Salud de la Virgen de Lourdes  

Un misterioso designio envuelve a los lugares que Dios reserva para grandes acontecimientos futuros. Lourdes es uno de ellos. Pocos recuerdan que en el siglo VIII había allí una ciudadela mahometana que tenía por emir a un tal Mirat, feroz seguidor de Mahoma.

El año 778, Carlomagno, rey de los francos, sitió la fortaleza. El sarraceno se resistió, y en pleno asedio envió de regalo al gran Carlos una enorme trucha, prueba de su capacidad para soportar el sitio. Según la leyenda, un águila gigante dejó caer al pez en la plaza del castillo
.

 

Pida aquí la Novena y la Medalla de la Salud
Ciudadela de Lourdes


En vista del pez, y apremiado por otros frentes de batalla, Carlos decidió levantar el sitio. Pero Turpin, el combativo arzobispo de Puy-en-Velay, se presentó con mitra y báculo episcopal, armado de coraza y espada, ante el orgulloso Mirat. Lo increpó por su engaño y lo intimó a que se rindiera. El sarraceno respondió que había jurado por Alá jamás entregar sus armas a otro combatiente.

Pida aquí la Novena y la Medalla de la Salud El ingenioso arzobispo le propuso, entonces, capitular a los pies de una bella dama llena de bondad, reina del Cielo, a quien hasta el gran Carlos obedecía: la Santísima Virgen. Y el milagro moral se operó: el musulmán se hizo cristiano. Fue bautizado como Lorus, de donde proviene el nombre Lourdes. Entregó sus armas en el santuario de Nuestra Señora de Puy-en-Velay y dedicó el resto de su vida al comando de la fortaleza; uno de los primeros feudos personales de la Santísima Virgen.

En recuerdo del hecho, hoy el blasón de la ciudad de Lourdes ostenta un águila negra con una trucha plateada en el pico.

Una maravillosa lección para nuestra época amenazada por el Islam.

Pida aquí la Novena y la Medalla de la Salud
Seleccione este botón

 



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Visita de Mons. Schneider a Lima
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Santidad: la verdadera gloria de Francisco y Jacinta




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
¡Multitudinaria manifestación de fe!
El Santo Sepulcro: Una tumba vacía... llena de la presencia de Cristo
La Navidad y la Civilización Cristiana
Visita de Mons. Schneider a Lima
Cremación: indicio de la actual descristianización
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 194 / Febrero de 2018

Francisco y Jacinta de Fátima
Los pastorcitos canonizados por el Papa Francisco

Francisco y Jacinta, los santos pastorcitos de Fátima, canonizados por el Papa Francisco



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de febrero

San Lázaro, monje

++ Entre 856 y 867 . Pintaba íconos o imágenes en Constantinopla, en el reinado de Teófilo, un iconoclasta furioso. Este mandó lanzarlo a una cloaca, de donde consiguió escapar, volviendo después a pintar. El emperador mandó entonces que le fuesen quemadas las palmas de las manos, pero la emperatriz Teodora lo escondió en una iglesia, lo curó y consiguió reestablecerlo. Lázaro fue encargado de llevar a Roma la noticia de que la emperatriz Teodora resolvió la discusión a favor del culto a las imágenes. Se dice que él murió en un naufragio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....