El Perú necesita de Fátima No temáis soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones


AbcAbcAbc

Primera Parte del Secreto
La Visión del Infierno

Pintura de Fra Angélico representando el infierno

Al decir estas palabras –continúa la narración de la Hna. Lucía sobre la Tercera Aparición de la Santísima Virgen– de nuevo abrió las manos como en los meses anteriores. El reflejo [de luz que ellas irradiaban] pareció penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego y, sumergidos en ese fuego, a los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana, que flotaban en el incendio llevados por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo, cayendo hacia todos los lados –semejante al caer de las chispas en los grandes incendios– sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en brasa.

La visión duró apenas un instante, durante el cual Lucía soltó un “¡ay!”. Ella comenta que, si no fuese por la promesa de Nuestra Señora de llevarlos al cielo, los videntes habrían muerto de susto y pavor.

Foto de los niños después de la visión del infierno

Foto sacada por el Ing. Mario Godinho, después de la
visión del infierno. El terror se refleja aún en sus rostros.

(Texto tomado del libro Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, p. 43)

<< Regresar

Continuar >>



[ Volver Atrás ]

Artículos relacionados

Nuestra pequeña historia
Segunda Parte del Secreto
Sexta y última Aparición: 13 de octubre de 1917
Peregrinaciones
Apariciones del Ángel de Portugal
Apariciones de la Santísima Virgen
¿Cómo tener certeza de nuestra fe y cómo perderla?
¿Qué significa: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”?
La Misión de la Hermana Lucía
El ideal de la santidad




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Santa Rosa de Lima
Capítulo 5: El mensaje salvador
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
Noche Inolvidable
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Nuestra Señora de Sonsoles
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 188 / Agosto de 2017

Santa Rosa de Lima
IV Centenario de su gloriosa muerte

Santa Rosa de Lima, Anónimo, s. XVII – Óleo sobre tela, Monasterio de Santa Rosa de Santa María, Lima



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

16 de agosto

San Esteban, Rey y Confesor

+1038 . Duque de Hungría, convertido en la adolescencia por San Adalberto de Praga, se tornó el verdadero apóstol de su pueblo, llevándolo a la Fe de Jesucristo. Recibió por eso la corona real de las manos del Papa Silvestre II.



San Roque, Confesor

+siglo XIV Montpellier - Francia. Habiendo perdido a los padres a los 20 años, partió en peregrinación para Roma, pasando por los lugares afectados por la peste, para tratar de los enfermos. Volviendo a su ciudad natal, fue tomado como revoltoso y llevado a prisión, donde murió en la miseria al cabo de cinco años.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....