El Perú necesita de Fátima Sobre todo, aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 157 > Tema “San Pío X”

Verdades Olvidadas  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Medios de comunicación que ofrecen incienso a los ídolos del momento

¿CÓMO SE PUEDE APROBAR a algunos periódicos que se esconden bajo la etiqueta de católicos so pretexto de que algunas veces relatan las audiencias pontificias y reproducen las noticias vaticanas, siendo que no solamente no dicen nunca una palabra sobre la libertad y la independencia de la Iglesia, sino que además hacen como si no se diesen cuenta de la guerra continua que se le hace; periódicos que no solamente no combaten contra los errores que desvían a la sociedad, sino que contribuyen a la confusión de las ideas y máximas apartándose de la ortodoxia, y que inciensan a los ídolos del día, elogian libros, empresas y hombres nefastos para la religión?

Tengamos generosamente compasión (si están de buena fe) con esos pobres utópicos que creen impedir la lectura de los malos periódicos, sustituyéndolos con otros, supuestamente tolerantes, de medias tintas e incoloros, y que sin convertir a ninguno de nuestros adversarios (que los desprecian por su sola apariencia de católicos), causan a los buenos un gran perjuicio; pues estos últimos, buscando la luz encuentran tinieblas, necesitando alimento reciben veneno; en lugar de la verdad y de la fuerza para mantenerse firmes en la fe, encuentran argumentos para volverse, en cuestión tan importante, despreocupados, apáticos e indiferentes. ¡Ah, qué daño causan estos periódicos a la Iglesia y a las almas!    


San Pío X, Carta al párroco de Casalpusterlengo, del 20 de octubre de 1912, in G. Quadrotta, El Papa, Italia y la Guerra, Raba, Milán, 1915, p. 17-18.



  




Artículos relacionados

La caridad no justifica el compromiso
La pobreza cristiana en las enseñanzas de un santo
Entre la luz y las tinieblas la armonía es imposible
Ignorancia de las cosas divinas
Es propio de la Iglesia vivir entre luchas, dificultades y aflicciones




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 210 / Junio de 2019

Notre Dame de París
¡Restauren la catedral tal como era!

Catedral de Notre Dame de París, dedicada a la Bienaventurada Virgen María, s. XII



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

26 de junio

Santos Juan y Paulo, Mártires

+362, d.C. Roma. "El primero era el gobernador de palacio, y el segundo, el camarero de la virgen Constancia, hija del emperador Constantino. Ambos obtuvieron la palma del martirio, bajo Juliano el Apóstata, muriendo por la espada" (del Martirologio Romano).



San Vigilio, Obispo y Mártir

+405 Trento. Nacido en Trento, fue educado en Atenas. Electo obispo de su ciudad natal, “empleó todos los medios para extirpar los últimos vestigios de idolatría. Por ese motivo, hombres feroces y bárbaros lo abatieron con una andanada de piedras” (Martirologio Romano).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....