El Perú necesita de Fátima Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que muchas almas se van al infierno por no haber quién se sacrifique y pida por ellas.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 152 > Tema “Nobleza y Élites Análogas”

Plinio Corrêa de Oliveira  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Aspectos fundamentales de la nobleza en una civilización cristiana

Plinio Corrêa de Oliveira

San Luis IX, rey de Francia: modelo de monarca, noble, caballero y cruzado

LA FUNCIÓN MÁS IMPORTANTE de la nobleza era participar en el poder del rey. Los nobles ejercían en menor medida, en el lugar donde poseían sus tierras, una misión parecida con la del rey en su reino.

Los grandes nobles eran consejeros del monarca. Cuando éste lo juzgase necesario, tenía el derecho de exigir su comparecencia a la capital del reino para la reunión del Consejo.Allí ellos estaban obligados en conciencia —lo cual en la Edad Media tenía el valor de un compromiso formal— de dar honestamente su opinión sobre los asuntos a respecto de los cuales el rey los consultaba.

También tenían que atender a las convocaciones del soberano para las guerras. El monarca convocaba a los grandes nobles, éstos movilizaban a los medianos, los cuales, a su vez, llamaban a los menores. En la guerra el gran noble tenía la obligación de arriesgarse más y destacarse más que un noble mediano o pequeño.

Dentro de la nobleza, las funciones variaban según el caso concreto de cada noble. Los grandes nobles participaban en amplia medida del poder real, representando al rey no sólo junto al pueblo de su propio feudo, sino también junto a los nobles intermedios, hasta el más bajo escalón de la nobleza. El noble que era señor de un pequeño feudo, naturalmente participaba en grado menor del poder real.

En Francia los grandes nobles eran los duques y los pares del reino. El soberano solía considerarlos como los florones de su corona. Y también los trataba de “primos”, aunque no fuesen sus parientes. Esto indicaba una relación íntima y bondadosa del rey con la cúpula de la nobleza de su país.

Este modo bondadoso de concebir el poder y la realeza no era exclusivo del reino de Francia: se verificaba en todas las naciones europeas. Con símbolos y modos de representar diversos, ellas expresaban el mismo estado de espíritu, eminentemente católico.

El tipo humano del noble católico

Lo que distinguía más a la nobleza no era el hecho de tener posesiones, poder, un bello nombre o una historia. Lo propio del noble era representar un cierto tipo humano, tener un cierto modo excelente de hacer las cosas. Ante todo, era un cierto género de valentía.

Esto porque, siendo por excelencia la clase militar, la nobleza debía vivir para el combate, para el riesgo, para la aventura. La verdadera aventura no es el lance inoportuno, estúpido, irreflexivo, sino el riesgo calculado, grave, que tiene más posibilidades de ser infructuoso, pero al cual el noble recurría porque estaba comprometido el bien para el cual vivía.

Este bien era una vida de inmolación por algo de inmensamente mayor que él mismo, algo que admiraba y de cuya grandeza participaba por admiración. Esto porque la nobleza vivía para la fe, y viviendo para la fe vivía para la Iglesia, para el bien común de la sociedad. Lo cual nos hace comprender el perfil moral del noble: lanzarse e ir hasta el fin, hasta lo inimaginable.

Era un género de gente para quien el riesgo extremo, el sufrimiento desgarrador, aquello de que todos huyen, era algo que se podía y debía enfrentar, con tal de que hubiera una razón de virtud, de honra y, sobre todo, de fe.

Esa tendencia continua para lo más alto caracteriza, en la sociedad espiritual, a los religiosos y a los sacerdotes; por eso ellos son la sal de la tierra y la luz del mundo. En el orden temporal católico esa tendencia caracteriza al noble, que en ella tiene la misma posición del sacerdote y del religioso en el orden espiritual.

En épocas pasadas, los nobles no primogénitos —hidalgos generalmente sin títulos— tenían buenos modales, eran elegantes, sabían conversar, se presentaban con una compostura digna, pero sobre todo consideraban que el sentido de su vida era correr riesgos, incluso el de la propia vida, por la causa de la Iglesia, de la Cristiandad y del rey, y de hacerse independientes de su mayorazgo, para formar una nueva rama de la familia, con patrimonio y título propios, concedidos por el rey como premio. Era una nueva rama que florecía, que se abría en el viejo tronco familiar.

En cualquier país donde exista, la nobleza debe crear una atmósfera para el florecimiento de tipos humanos así.

Consecuencias de la pérdida de este tipo humano

El robo, la desvergüenza, la ordinariez general en que el mundo de hoy está sumergido, se explican porque en él no se encuentran más hombres como aquellos.

Hasta entre los nobles, raramente persiste un clima que favorezca tal espíritu heroico. Gangrenados por la mentalidad revolucionaria e igualitaria, muchos nobles de hoy van a buscar empleo en un banco, se casan con burguesas ricas y practican otras acciones del género.

No comprenden que el sentido de su vida no es el securitarismo sino el riesgo. Y que deberían arriesgarse y brillar en la sociedad, haciendo que el brillo del riesgo refulja sobre los hombres como fuegos artificiales.

Así, su vida se habrá justificado, como la de un tipo humano que se arriesga y está dispuesto a morir por algo que es más que él. Muy especialmente se arriesga y muere por la fe católica apostólica romana.


Comentarios del autor a su obra Nobleza y élites tradicionales análogas en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana.

En la dama noble, capacidad para el heroísmo femenino

Emperatriz María Teresa de Austria

Existen situaciones de infortunio, de crisis, de dificultades, en que una madre de familia, una viuda, puede ser llamada a desarrollar una energía extraordinaria que no es propia de su sexo, pero que debe existir potencialmente en la mujer bien preparada. Debe haber en ella una raíz que se desarrolla en el embate de los acontecimientos, despuntando entonces la flor del heroísmo femenino, análogo al heroísmo del hombre, pero con características propias

Existe en la historia de la nobleza —y también de la realeza, que es el ápice de la nobleza— numerosos casos de reinas, princesas y grandes damas feudales que recibieron, a raíz de la muerte del marido o por una herencia dinástica, un feudo que dirigir, o hasta un reino que gobernar, a veces en condiciones muy difíciles del punto de vista político y administrativo. Y que se mostraron enteramente a la altura de la misión.

Mujeres así son propiamente la gloria del sexo femenino en el orden temporal. Así lo fueron, por ejemplo, Isabel la Católica, reina de Castilla; Blanca de Castilla, madre de San Luis IX, rey de Francia y después regente del reino por el fallecimiento de Luis VIII; Ana de Austria, madre de Luis XIV y regente por el fallecimiento de Luis XIII; María Teresa, reina de Austria-Hungría y emperatriz del Sacro Imperio.

En todas ellas, no obstante ser mujeres, brillaron las más auténticas cualidades de un hombre de Estado.




  




Artículos relacionados

Pueblo, masa y la influencia de los medios de comunicación
Cómo el clero, la nobleza y el pueblo participaban del gobierno
Una influencia más fuerte que la de los medios de comunicación
La santidad, la nobleza y la jerarquía en la Sagrada Familia
¿Qué son la nobleza y las élites tradicionales análogas?
Profesores universitarios, comerciantes y plebeyos podían acceder a la nobl
Función social y sustentación religiosa
Desigualdades sociales armónicas
Diversidad armónica entre las clases sociales
El brillo de la nobleza: valor que el dinero no proporciona




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 210 / Junio de 2019

Notre Dame de París
¡Restauren la catedral tal como era!

Catedral de Notre Dame de París, dedicada a la Bienaventurada Virgen María, s. XII



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

17 de julio

Santa Marcelina, Virgen

+Siglo IV Milán . Hermana de San Ambrosio, recibió el velo de las vírgenes de la mano del Papa Liberio, en la Basílica de San Pedro, en 353.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....