El Perú necesita de Fátima Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas; por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 148 > Tema “Nobleza y Élites Análogas”

Plinio Corrêa de Oliveira  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

Profesores universitarios, comerciantes y plebeyos podían acceder a la nobleza

La nobleza no constituye una clase cerrada como las castas hindúes, al contrario, está siempre abierta a plebeyos que, por sus cualidades y méritos excepcionales, trasciendan su extracción social


Plinio Corrêa De Oliveira

Como vimos anteriormente* existen muchas razones por las cuales un individuo, una familia o un conjunto de familias, por la gradual ascensión en la escala social, podían llegar a ser nobles al cabo de algunas generaciones. Era lo que ocurría con las élites tradicionales.

Ya vimos también, aunque muy rápidamente, que una de las élites que fácilmente podía ascender a la nobleza era la clase de los profesores universitarios.

Salón de Actos de la Universidad de Coímbra, Portugal

Realmente, el acto de enseñar exige más que simplemente conocer. Pues enseñar consiste no apenas en tener un conocimiento excelente de cierta materia, sino también el ser capaz de transmitirla de manera adecuada y hasta brillante, por medio de las cualidades de orden didáctico que el profesor debe poseer. Lo cual es una excelencia del espíritu humano.

En el orden intelectual, la condición de profesor universitario debería ser —lamentablemente no siempre lo es— el auge de la condición intelectual. Debería ser la nobleza y la aristocracia no sólo del magisterio sino de toda la intelectualidad de un país. Esto porque la universidad es la más alta de las escuelas y ser profesor en una universidad es el más alto de los magisterios.

Había, pues, universidades en que los profesores y sus familias podían ser ennoblecidos.

En Portugal, la mera condición intelectual abría las puertas a la categoría noble. Todo aquel que se diplomaba en teología, filosofía, derecho, medicina o matemáticas en la famosa Universidad de Coímbra, fundada en 1307, era noble a título personal y vitalicio, aunque no hereditario. Pero si, de padres a hijos, tres generaciones de una misma familia se diplomaban en Coímbra en tales carreras, todos sus descendientes pasaban a ser nobles por vía hereditaria, aunque ellos no llegaran a estudiar, a su vez, en la referida universidad.

Lo cual era muy legítimo, muy cierto, porque las grandes universidades forman en sus profesores y alumnos una cierta calidad de espíritu que expresa categoría, y por la cual ellos se vuelven realmente dignos de la nobleza.

Plaza del Cabildo de Hildesheim, ciudad alemana de Baja Sajonia. Miembros de un auténtico pueblo como éste pueden, excepcionalmente, ascender a la condición de noble.

Todo esto, no obstante, no impide que haya en la condición de profesor algo que no sea noble. Él puede ser un intelectual que piensa y estudia mucho, pero que lleva una vida tranquila entre sus libros, sin luchas, egoístamente habituado a muchas comodidades, rodeado de un prestigio que no corre riesgos, titular de una cátedra vitalicia, en una situación de holgura y confort adecuados a su condición.

Vista de ese ángulo, la condición de profesor puede no ser digna de ascender a la nobleza, pues en esa actitud hay algo de deformante en el modo de ejercer la profesión, lo que la hace eminentemente burguesa.

Existe, no obstante, otro modo de vivir la condición de profesor. Es tener un espíritu bastante cualitativo, orientado a percibir en las cosas mucho más su significado que los meros hechos concretos, capaz de comprender un cierto fondo de la realidad que un profesor de espíritu no cualitativo no comprende. Un profesor que al narrar un acontecimiento, al comentar una ley, al describir una experiencia, al exponer un argumento o al resolver un problema sepa dar el sentido más profundo de la calidad de aquello que fue objeto de su exposición, ése es un hombre de espíritu superior que puede ser ennoblecido.

Ascensión de plebeyos a la más alta nobleza

Además de estas formas de ennoblecimiento de categorías sociales, existía un hecho evidente, que la observación común de la historia muestra: de las clases más oscuras de la sociedad podían surgir, de repente, personas dotadas de algunas cualidades que las habilitarían para pertenecer a la más alta nobleza.

Podían ser personas que nacieran, por ejemplo, con la capacidad de convertirse en grandes estadistas o jefes de Estado. O hasta de llegar a ser excelentes ministros, como de hecho los hubo. Cuando se investiga la formación del espíritu de tales estadistas, el medio familiar y social en que vivieron, nada indica qué pueda haber originado tal capacidad y tales cualidades. Su padre podría haber sido un modesto y digno obrero; su madre, una esposa austera que ayudaba a la familia a vivir con el exiguo salario del padre. Nada había allí que hiciera surgir en la cabeza del niño una tendencia, una capacidad para ser un gran político o diplomático, un gran guerrero, un gran poeta, un gran artista, o cualquier otra cosa del género.

La historia, sin embargo, contiene numerosos ejemplos de personas provenientes de las clases más modestas y que tuvieron ese don, esa capacidad.

Es frecuente depararse, en la historia militar de la Edad Media, con hechos heroicos practicados por personas que pertenecían a la plebe pero que revelaban, en su modo de combatir, una tal elevación de sentimientos, un tal desprendimiento de sí mismos que —aunque pertenecían a la plebe más elemental, más modesta— podían ser elevadas a la condición de nobles.

Pues quien es capaz de ser mártir, de arriesgar y dar la propia vida teniendo en vista un bien superior, un bien común, tiene las grandes fortalezas y las grandes elegancias de alma que son la materia prima del noble, que modelan un tipo humano que hace del noble como que santo del orden temporal.

Así, cuando alguien manifiesta una grandeza de origen modesto, es natural que sea elevado al grado que le corresponde, pero sin transformar este hecho en regla general. Pues lo que Dios quiso dar a uno, puede que no se lo dé a otro. Dios se reserva para sí mismo el derecho de sacar a alguien de la más humilde condición y elevarlo, simplemente porque quiso.

Y el hombre así escogido por Dios, colocado en esa situación, debe saber aprovechar los dones recibidos de tal modo que, puesto en la cumbre de las grandezas humanas, sirva a Dios y a la Iglesia con todo el empeño de su alma y de su corazón. Caso rehúse tal servicio y haga mal uso de sus dones y de sus capacidades, tendrá que prestar cuentas a Dios.

Esos hechos, esas grandezas, sirven para mostrar que Dios es el verdadero autor de todo esto. Él modela a los grandes hombres, a las grandes familias, a las grandes naciones, porque Él es infinitamente grande. Dios es la propia Grandeza y el autor de todas las grandezas.


* Cf. Tesoros de la Fe, nº 147, marzo de 2014.

De la plebe italiana a la corte francesa

Cardenal Mazarino, Pierre Mignard, c. 1660 – Museo Condé, Chantilly

La historia registra casos muy interesantes de personas que, aunque nacidas en la plebe, fueron dotadas con la capacidad de convertirse en estadistas famosos y dirigentes de naciones.

Un ejemplo característico en ese sentido fue Julio Mazarino, de origen modesto y casi desconocido. Parece que nació en Piscina, Abruzos (Italia), en 1602. Estaba dotado de una extraordinaria y sutil inteligencia, excelente político y diplomático, de trato muy digno, lo cual le permitió figurar con destaque en la corte francesa, la más exigente del mundo en aquella época. Se naturalizó francés en 1639 y, aunque no era sacerdote, obtuvo el título de Cardenal en 1641, por el cual pasó a ser conocido, y que le confirió un status de alta nobleza en la línea eclesiástica. Richelieu, el famoso ministro de Luis XIII, al morir en 1642, lo recomendó a este monarca, quien lo nombró Primer Ministro. Mazarino ocupó el cargo no sólo hasta la muerte de aquel rey, ocurrida en 1643, sino además durante toda la regencia de Ana de Austria —madre de Luis XIV, por entonces menor de edad— y el comienzo del reinado de este último, falleciendo en 1661, en su calidad de Primer Ministro de Francia.



  




Artículos relacionados

Pueblo, masa y la influencia de los medios de comunicación
La santidad, la nobleza y la jerarquía en la Sagrada Familia
Herencia: factor de robustecimiento y continuidad familiar
El brillo de la nobleza: valor que el dinero no proporciona
Función social y sustentación religiosa
Cómo el clero, la nobleza y el pueblo participaban del gobierno
Desigualdades sociales armónicas
Una influencia más fuerte que la de los medios de comunicación
Aspectos fundamentales de la nobleza en una civilización cristiana
Diversidad armónica entre las clases sociales




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 210 / Junio de 2019

Notre Dame de París
¡Restauren la catedral tal como era!

Catedral de Notre Dame de París, dedicada a la Bienaventurada Virgen María, s. XII



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

26 de junio

Santos Juan y Paulo, Mártires

+362, d.C. Roma. "El primero era el gobernador de palacio, y el segundo, el camarero de la virgen Constancia, hija del emperador Constantino. Ambos obtuvieron la palma del martirio, bajo Juliano el Apóstata, muriendo por la espada" (del Martirologio Romano).



San Vigilio, Obispo y Mártir

+405 Trento. Nacido en Trento, fue educado en Atenas. Electo obispo de su ciudad natal, “empleó todos los medios para extirpar los últimos vestigios de idolatría. Por ese motivo, hombres feroces y bárbaros lo abatieron con una andanada de piedras” (Martirologio Romano).








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....