El Perú necesita de Fátima ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 63 > Tema “Otras religiones”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Qué soluciones hay para lograr la paz entre las religiones?


PREGUNTA

¿Qué soluciones hay para lograr la paz entre las religiones?



RESPUESTA

Todo lo que fue dicho hasta aquí dejó de lado una cuestión fundamental, que es el estado moral y religioso de la humanidad como un todo, y del mundo occidental y cristiano de modo particular.

Activista favorable al matrimonio homosexual

¿Mundo cristiano? ¿El mundo occidental aún puede ser llamado cristiano?

Sin duda, en los últimos tiempos ha habido, en diversos campos, una “derechización” de las naciones en esta parte del mundo, que se manifiesta por la oposición creciente al aborto, a la eutanasia, a las uniones homosexuales, etc. Son motivos auténticos de esperanza. Pero la deterioración moral en esas sociedades ya alcanzó límites inimaginables, de modo que es muy dudoso que la mencionada rectificación de rumbo sea, por sí sola, suficiente para una corrección seria y generalizada de los padrones de moralidad.

Ahora bien, sin ese retorno de la humanidad a los principios morales, no habrá paz duradera en las familias y en las naciones. Y un conflicto de civilizaciones parece inevitable.

Vista desde esta perspectiva, la pregunta sobre “la paz entre las religiones” equivale a indagar sobre las soluciones para “la paz entre las civilizaciones”. Y la solución sólo puede ser una: el retorno de la humanidad a la práctica de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios y a los preceptos de su Santa Iglesia —del Dios verdadero, y no de los simulacros de barro ofrecidos a la adoración de los hombres.     





  




Artículos relacionados

Matrimonio con disparidad de culto
Espiritismo y reencarnación de los cuerpos
Simulacros de barro y simulacros de piedra
La fe sin obras es una fe muerta
Las relaciones entre musulmanes y cristianos después del 11 de Setiembre
¿Todas las religiones son buenas?
¿Cuáles son los peligros del fanatismo religioso?




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
Una luz que viene del campo
Suicidios en la juventud: ¿Por qué?
Santa Rosa de Lima
Capítulo 5: El mensaje salvador
Los confesionarios y el espíritu de la Iglesia
Noche Inolvidable
El mensaje de Fátima, hoy más urgente que nunca
Ideología de Género: Una persecución religiosa en ciernes
Nuestra Señora de Sonsoles
¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue divulgado en 1960?
Las milagrosas fuentes de agua de Fátima
El Señor de los Milagros
Lágrimas, milagroso aviso - Nueva Orleans 1972
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa
Maravillosa lección en los orígenes de Lourdes
Fátima: “una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia”



 



Tesoros de la Fe


Nº 190 / Octubre de 2017

Mentalidad conservadora del interior rural
Vínculo con la tradición cultural y la familia

Hacienda San José, Chincha (Ica



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

24 de octubre

San Antonio María Claret, Obispo y Confesor

+1870 + Fontfroide - Francia. Incansable misionero, quería salvar al mundo con sus predicaciones, Arzobispo de Cuba, profetizó castigos para aquella isla. Fundó la Congregación Misionera de los Hijos del Corazón Inmaculado de María. Confesor y consejero de la reina Isabel II, de España, influyó para la elección de obispos dignos que fueron después "la guardia personal del Papa" en el Concilio Vaticano I, en el cual ejerció papel preponderante.

Más información aquí.






Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....