El Perú necesita de Fátima La verdadera penitencia que Nuestro Señor ahora quiere y exige, consiste, sobre todo, en el sacrificio que cada uno tiene que imponerse para cumplir con sus propios deberes.
CampañasTienda VirtualTesoros de la FeDonaciones



«Tesoros de la Fe» Nº 29 > Tema “Sacramentos”

La Palabra del Sacerdote  [+]  Versión Imprimible
AbcAbcAbc

¿Por qué a la hora de la comunión no recibimos también la Sangre de Cristo?


PREGUNTA

¿Podría Ud. explicar por qué a la hora de la comunión recibimos solamente el Cuerpo de Cristo y no también su Sangre?



RESPUESTA

Al considerar el modo de comulgar, lo que esencialmente importa, es que alcancemos todo el fruto de la gracia de recibir el Santísimo Sacramento. Y éste se obtiene plenamente recibiéndolo apenas bajo una de las especies.

La razón teológica de ello es que Nuestro Señor Jesucristo está por entero en cada una de las especies sacramentales. Así, es verdad de Fe que quien recibe la Sagrada Eucaristía apenas bajo la especie del pan, recibe a Nuestro Señor Jesucristo por entero, a saber, su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, y acarreando todas las gracias de este augustísimo Sacramento.

Lamentablemente, algunos de los que reivindican la comunión bajo las dos especies lo hacen como si el fruto del Sacramento fuese menos pleno bajo una sola especie. Es un error que niega la verdad teológica que acabamos de mencionar. Comulgar apenas de la Hostia consagrada trae, en sí, los mismos frutos espirituales que comulgar bajo las dos especies.

Naturalmente, nos aproximaríamos más al modo como Nuestro Señor instituyó este Sacramento, si la comunión fuese administrada bajo las dos especies, la del pan y la del vino. El sacerdote, durante la celebración de la Misa, comulga así.

Por eso, a lo largo de la Historia de la Iglesia, fueron hechos varios intentos de reintroducir en el rito latino la comunión bajo las dos especies. Una de ellas, por ocasión del célebre Concilio de Trento, convocado para condenar los errores protestantes. Pero los inconvenientes de orden práctico hicieron que tal autorización cayese en desuso. La forma más habitual en el rito latino continúa siendo la comunión solamente bajo una especie, la del pan.

En los ritos orientales unidos a Roma, no obstante, la forma habitual de comulgar fue siempre bajo las dos especies. Cabría preguntarse por qué en Oriente funciona y en Occidente no.

Más allá del peso de una tradición dos veces milenaria e ininterrumpida, tal vez la razón sea también, de acuerdo a la mentalidad más contemplativa de aquellos pueblos, que las liturgias orientales son considerablemente más elaboradas y más dilatadas que la nuestra, permitiendo así dispensar al Santísimo Sacramento todos los cuidados que la comunión bajo las dos especies exige, de manera que se evite cualquier pérdida de fragmentos o dispersión de pequeñas gotas consagradas. Como latinos, más prácticos, más rápidos, nosotros corremos ese riesgo. Más allá de razones mayores, de orden doctrinario e histórico, la prudencia pastoral de la Iglesia latina terminó por dejar de lado los intentos dirigidos en ese sentido.

Añádase a eso que, con la invasión de los medios católicos por el llamado "progresismo", lamentablemente decayó mucho entre los fieles el cuidado y la veneración que le son debidos al Santísimo Sacramento a la hora de comulgar. En esa situación concreta, el riesgo de que se dispersen minúsculas gotas de la preciosísima Sangre es mayor.

Sea como fuere, lo que no es posible es querer cambiar ex abrupto o mecánicamente la mentalidad de los pueblos y establecer reglas -incluso litúrgicas- que no tomen en cuenta esa mentalidad. Como también es de un valor inapreciable, especialmente en materia de liturgia, mantener la tradición propia de cada rito. Pues, según afirma San Pío X, "los verdaderos amigos del pueblo no son ni revolucionarios ni innovadores, sino tradicionalistas" (Carta Apostólica Notre Charge Apostolique, 25-08-1910).

La Iglesia en su conjunto, con la multiplicidad de sus ritos —el latino y los orientales unidos a Roma— conjuga admirablemente el espíritu práctico y el espíritu contemplativo, sin que con ello quiera imponer a unos que imiten a los otros.     





  




Artículos relacionados

La perfección del matrimonio
Confesión y crisis en la Iglesia
Control artificial y control natural de la natalidad en el Matrimonio
Matrimonio con disparidad de cultos
¿Se puede comulgar sin haberse confesado? - El sacramento de la Penitencia
Nuevos conceptos, viejas palabras: enamoramiento, noviazgo y matrimonio
El matrimonio civil
El verdadero concepto del Matrimonio
¿Cómo debemos recibir la sagrada comunión?
Preparación para el matrimonio




Informe de sus aportes a la Alianza de Fátima ¿Necesita que alguien rece por usted? Advocaciones marianas en el Perú Suscríbase a nuestro boletín


Peregrinando
La Revolución Francesa
Segovia: belleza y fuerza que brotan de la fe
Notre Dame de París, la luz y las llamas
Una propaganda que explota nostalgias del pasado
Invitación al rosario del 13 de mayo
Juicio y condenación de Jesucristo, una farsa sórdida y grotesca
Grandezas y glorias de San José
El Islam y el suicidio de Occidente
San Ildefonso de Toledo
Súplica junto al Pesebre
Fallece redactor de la columna “La Palabra del Sacerdote”
La “ola celeste”: una ola celestial, una ola mariana
Presencia diabólica en el mundo de hoy
Los rostros de la Virgen en el Perú
La Visita a los Monumentos - Jueves Santo
Un remedio eficaz contra la amnesia religiosa



 



Tesoros de la Fe


Nº 212 / Agosto de 2019

La Revolución Francesa
Autora de los crímenes más monstruosos

Ejecución de Luis XVI, Georg Heinrich Sieveking, 1793 – Grabado alemán



Solicite aquí la visita de la Virgen Peregrina de Fátima




Santoral

18 de agosto

San Agapito, Mártir

+siglo III Palestina. Con apenas 15 años, pero ya lleno de amor a Dios, fue duramente flagelado con nervios de buey, después entregado a los leones, que no lo tocaron. Finalmente tuvo la cabeza cortada.



Santa Elena, Viuda

+329 Roma. Madre de Constantino, Emperador romano que, una vez convertido, consolidó el triunfo de la Iglesia sobre el mundo pagano. A Santa Elena se le atribuye el hallazgo de la verdadera Cruz de Cristo.



Santos Florencio y Lauro, Mártires

+siglo II Asia Menor. Eran hermanos y talladores de piedra. Cuando terminaron de edificar un templo pagano, fueron convertidos juntamente con los propietarios de aquel, Próculo y Máximo, que los precedieron en el martirio.








Ayude a difundir el mensaje de Fátima
Alianza de Fátima | Donaciones | Solicite visita de la Virgen | Tienda Virtual

Campaña promovida por la Asociación Santo Tomás de Aquino
Tomás Ramsey 957, Magdalena del Mar - Lima - Perú
..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... ..... .....