Informe aquí de sus pagos a la Campaña
¡El Perú necesita de Fátima!

Síganos en Facebook

«Tesoros de la Fe» Nº 25 > Tema “El Símbolo de los Apóstoles”

Lectura Espiritual Versión ImprimibleVersión Imprimible

Noveno artículo del Credo - I

Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos


La Iglesia Católica representada como Fortaleza de la Fe, miniatura del siglo XV — Colección de M. Ambr. Firmin-Didot.


De la Iglesia en general

El noveno artículo del Credo nos enseña que Jesucristo fundó en la tierra una sociedad visible, que se llama la Iglesia Católica, y que todos los que forman parte de esta Iglesia están en comunión entre sí.

Después del artículo que trata del Espíritu Santo se habla inmediatamente de la Iglesia Católica, para indicar que toda la santidad de la misma Iglesia se deriva del Espíritu Santo, que es el autor de toda santidad.

La palabra Iglesia quiere decir convocación o reunión de muchas personas.

Dios, por una gracia particular, nos ha llamado a la Iglesia de Jesucristo, para que con la luz de la fe y la observancia de la divina ley le demos el debido culto y lleguemos a la vida eterna.

Los miembros de la Iglesia se hallan, parte en el cielo, y forman la Iglesia triunfante; parte en el purgatorio, y forman la Iglesia purgarte o paciente, y parte sobre la tierra, y forman la Iglesia militante.

Estas diversas partes de la Iglesia constituyen una misma Iglesia y un solo cuerpo, porque tienen una misma cabeza, que es Jesucristo; un mismo espíritu, que las anima y une entre sí; un mismo fin, que es la bienaventuranza eterna, la cual unos miembros gozan ya y otros la aguardan.

Este artículo del Credo se refiere principalmente a la Iglesia militante, que es la Iglesia en que estamos de presente.

De la Iglesia en particular

La Iglesia Católica es la sociedad o congregación de todos los bautizados que, viviendo en la tierra, profesan la misma fe y ley de Cristo, participan de los mismos Sacramentos y obedecen a los legítimos Pastores, principalmente al Romano Pontífice.

Para ser miembro de la Iglesia es necesario estar bautizado, creer y profesar la doctrina de Jesucristo, participar de los mismos sacramentos, reconocer al Papa y a los otros Pastores legítimos de la Iglesia.

Los Pastores legítimos de la Iglesia son el Romano Pontífice, o sea, el Papa, que es el Pastor universal, y los Obispos. Además, con dependencia de los Obispos y del Papa, tienen parte en el oficio de Pastores los otros sacerdotes, y en especial los párrocos.

El Romano Pontífice es el Pastor universal de la Iglesia porque Jesucristo  dijo a San Pedro, primer Papa: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que atares en la tierra será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo”. Y, asimismo, le dijo: “Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas”.

Todos los que no reconocen al Romano Pontífice por cabeza no pertenecen a la Iglesia de Jesucristo (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 23-25).     





  




Artículos relacionados

El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos...
Primer artículo del Credo (3ª parte): Creador de la tierra y del hombre
Concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen
Octavo artículo del Credo: Creo en el Espíritu Santo
Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos (3ª parte)
Primer artículo del Credo (2ª parte): Creador del cielo y de los ángeles
Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor
Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos
Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre


Ayude a que la Virgen pueda seguir peregrinando por todos los rincones del Perú.
Únase a la Alianza de Fátima.